"No existen más que dos reglas para escribir: Tener algo que decir y decirlo."
Oscar Wilde



viernes, 26 de junio de 2015

Mejor no fumar en el WC.



MEJOR NO FUMAR EN EL WC.



Aquel mismo día tenia que estar en Bilbao para hablar con uno de los jefes de la agencia. Para ello habíamos quedado en un restaurante para cenar y de paso charlar sobre un trabajo relacionado con las últimas elecciones. Al principio pensé en ir en coche como normalmente lo hago, pero lo pensé mejor y me decidí por coger el tren y así poder ir leyendo y más tranquilo.
Llegue a la estación a las 9:30 de la mañana con la intención de coger el tren de las 10. Compre el billete y me dirigí al tren que esperaba en las vías. Mucha gente se montaba en él y entre tanta gente me fije en una rubia estupenda que gracias a su corta minifalda lucia unas preciosas y sexis piernas. He dicho que me fije en ella, pero más bien nos fijamos los dos pues nuestras miradas coincidieron y ella también se quedó mirándome durante unos segundos.
Una vez dentro del vagón tome asiento junto a la ventanilla. Ella se sentó a mi derecha, un par de filas por delante de mí. Cuando llevábamos unos 20 minutos de recorrido, ella miró hacia atrás intentando buscarme con la mirada hasta que me encontró. Entonces ella con un repetido movimiento de cabeza acompañado de una mirada penetrante me señalaba sin lugar a dudas el camino hacia el lavabo del vagón del tren. Por un momento recordé la famosa escena de Emmanuelle y sus relatos eróticos sobre la fantasía de practicar sexo en el lavabo de un avión, aunque aquello no fuera un avión sino el vagón de un tren. Pero el morbo es el mismo. Ella seguía con sus movimientos de cabeza indicándome el camino al aseo. Pensé que estas ocasiones solo se dan una vez en la vida y aceptando el desafío de la rubia desconocida, seguí con determinación sus pasos. 
Sin darme cuenta, me encontré metido junto a ella en el lavabo de señoras. Un lugar pequeño, muy pequeño, en el que justo entrábamos los dos y de mala manera.. Nos mirábamos a los ojos cuando ella rompió el silencio diciéndome:
--¿Sabes porque te he señalado con mis gestos este lugar para estar los dos solos?

--Pues no, pero me imagino algo...jeje,..-sonreí picarescamente-.
--Pues te seré sincera, -me dijo-, me he fijado en tu paquete que se te nota bastante. 
--La verdad no se si tomarlo como un halago o que!...No estarás tomándome el pelo, no?
--No hombre, no! !Trae para acá ese paquete!...-dijo ella dirigiendo su mano a mis partes nobles-. 
--!Ay dios mío! exclame yo de la impresión y del susto que me dió. !Todo sucedía demasiado rápido!.. 
Pero lo que  ella quería y deseaba era mi paquete, si, pero el paquete de tabaco Marlboro que se me notaba en el bolsillo.
Metió la mano en mi bolsillo y sacó el Marlboro de un fuerte tirón.. Con las manos temblorosas por la ansiedad saco muy deprisa un pitillo del paquete, se lo llevó a la boca carnosa, sensual y comenzó a fumárselo dando ansiosas caladas. Le dije que me dejara darle alguna chupadita al cigarro, que yo también quería, pero nada, se lo termino todo ella y muy rápido.
--"Vamos a echar otro" me dijo con la respiración entrecortada. Si alguien escuchaba eso desde fuera, imaginaria que estábamos echando otra cosa. 
--Oye, -le dije- y si nos sorprenden, sabes que está prohibido fumar en el tren, eh!  
--Lo se, por eso estamos aquí metidos. Además, qué más da, ya está hecho..
En aquel pequeño aseo de apenas un metro cuadrado se había formado semejante humo que parecía el incendio de una gasolinera.
Alguien aporreó la puerta, al tiempo que profería algunas palabrotas. Salimos cabizbajos y cada uno ocupó su asiento. La observe y su expresión ahora era la de una mujer plenamente satisfecha. Yo con cara de tonto todavía no había reaccionado a lo sucedido. Al comienzo pensé que la chica quería otra cosa. De ahí mi cara de tonto.
La volví a mirar y me pareció que dormía e incluso roncaba un poco, posiblemente por el placer de la nicotina.
Ya, una vez en Bilbao, fuimos bajando del tren, entre ellas la chica fumadora rubia y yo detrás suyo.
--Quieres un pitillo -le dije-
--No gracias, todavía tengo humo en el pelo.
--Pues si te digo donde tengo humo yo...jajaja. Adiós rubia y quítate el vicio.
--Adiós, hasta otra.


Bueno amigos, yo también me despido. Hasta la próxima...y no fuméis que es malo.

arkaitz


-VOTAR-BITACORAS-












viernes, 12 de junio de 2015

Mi perro se llama Bat y es mi amigo.



MI PERRO SE LLAMA "BAT" Y ES MI AMIGO




Hola!

No recuerdo si en alguna ocasión os he mencionado que tengo un perro, pero si no lo he hecho os lo digo ahora. Si, tengo un perro y se llama Bat, palabra euskérica que en castellano significa Uno.. Lleva conmigo bastantes años.
Antes, cuando estaba con mis padres no podía tener ningún perro, a mi padre no le hacían nada de gracia, o sea que ahora que vivo solo, bueno con la sra.Maria, un buen dia me compre un cachorro, han pasado los años y ahora ya tiene cerca de los 12. Con la que más tiempo esta es con María, pues yo no paro en casa, pero en cuanto tengo un rato libre me encanta estar con el.
Pues bueno, el otro dia me mandaron del Ayuntamiento unos folios los cuales había que rellenar con los datos del perro. En ellos pedían el nombre del animal, la raza, el sexo, el color y algunos rasgos particulares, así como el uso a que se halla destinado.
!Hombre!,-exclamé- ahora resulta que el ayuntamiento quiere saber el oficio de mi perro, a que se dedica, si le he puesto a trabajar!
Yo sé y comprendo que hay perros muy profesionales. Los hay cazadores, los hay guardas, incluso los hay policías. Pero el mio ni es policía, ni guarda, ni cazador, es simplemente eso, un perro. O sea que donde debía de poner "Uso a que se halla destinado" escribí sencillamente "A perro" 
Sí, señores políticos y concejales, yo tengo un perro que lo he destinado a eso, a ser perro. ¿Lo ven ustedes extraño? pues yo no. Creo que es la cosa más natural que se puede hacer. 
Ya se que mi perro no le quitara de la mano el revólver a un gángster que salga corriendo de un banco después de robarlo, eso se que no. Y se que tampoco se pondrá a olfatear el maletero de un coche por si llevara droga. Pero mi perro, cuando llaman a la puerta de casa, corre por todo el pasillo como si hubiera visto a una perra estupenda en celo e instintivamente se pone a ladrar. No lo hace porque él piense que el que toca la puerta se trata de un enemigo, sino porque cumple con la misión de los perros, ladrar cuando algún extraño toca la puerta. En ocasiones, queriendo o sin querer, yo le dejo ladrar sin decirle que se calle, y entonces él me mira como reprochándome que yo no soy un buen amo, que mi deber es decirle que no ladre. Por lo menos es lo que a mi me parece que me dice con su mirada. Es un perro muy listo, seguro que más que bastantes personas.
Pues sabéis lo que he pensado? que no pienso rellenar estos folios del Ayuntamiento.. Seguro que son para sacarnos más impuestos. Además se que mi perro está completamente de acuerdo con mi decisión. Primero, porque no le gustara que se sepa cosas muy personales suyas y segundo porque nunca le han gustado los políticos, alcaldes, concejales, etc. Y digo esto por su forma de actuar. Bat, mi perro, en cuanto ve un farol se acerca a él y del modo más ostensible, manifiesta allí todo el desdén que le inspira nuestro Ayuntamiento. Yo con la mano le indico los árboles para que se desahogue en ellos haciéndole ver que hay muchos más que farolas, pero él, por algún instinto animal que a mi se me escapa, debe darse cuenta que el alumbrado público forma parte del mobiliario del Ayuntamiento y ha hecho de los faroles su lugar de evacuación relajante. Yo no le digo nada. Es un perro amigo. Soy incapaz de reñir a Bat, mi perro, cuando salta y se apoya en mis hombros como una chica enamorada cuando te besa en el cuello. No puedo reñir a mi perro cuando me lame las manos para que descansen de tanto darle al disparador de las cámaras, o se echa a mis pies con el ánimo de jugar.
Tranquilo Bat, no voy a rellenar esos papeles. Que les den! Y ahora vamos a casa, te has ganado un trozo de carne con hueso que me lo ha regalado para ti Josean el carnicero.


Bueno gente maja, ya habéis conocido a Bat mi perro, pero solo vosotros, eh! el Ayuntamiento no quiero que lo conozca.


Agur!..gero arte

Adiós, hasta luego.

arkaitz

VOTAR-BITACORAS

sábado, 6 de junio de 2015

Tomar Decisiones




TOMAR  DECISIONES




Me despertó súbitamente el traidor timbrazo del jodido despertador.  Después de un rato todavía veía, -igual que en el sueño que acababa de tener-, como aquel hombre vestido de negro y sentado en un alto taburete me indicaba la ropa que tenía que ponerme para ir a trabajar. Me tuve que pegar varios  tortazos en la cara para poder despertarme del todo ante la atónita mirada de la Sra. María, que alucinada por los tortazos, me dijo: 
Que! te has portado tan mal durmiendo que te castigas tu mismo? 
Cosas mías Maria, le dije. He tenido un mal sueño. Un experto de los muchos que tiene este país que lo saben todo, me decía cómo ir vestido al trabajo.. Manda huevos!! Imagínate que sueño!
Vale, vale, continuó María, eso es muy normal aquí, pero vengo a decirte que tienes el desayuno en la mesa y se te enfría
Gracias María, ahora mismo voy.

Me senté frente al humeante y rico café con leche que la Sra. María me había preparado. Justo, al lado, unas tostadas esperaban ser bañadas de mantequilla. Pero por más que untaba las tostadas no me quitaba de la mente al hombre de mis sueños. Al tipejo que me decía lo que debía hacer. Que ropa ponerme para ir a trabajar. Cómo actuar. Como comer, como hablar con un superior, etc.

Mientras desayunaba, veía la televisión, y como no!, sus anuncios, y eso me dio pie para pensar, pensar mucho. 
Somos esclavos de todos esos expertos que pululan por el mundo. Ellos nos llevan por donde quieren. Me dicen el vino que debo beber. Cual es el mejor ejercicio fisico para mi edad. Que dieta me conviene hacer, si la paleolítica, la Dukan, la 5:2 o la de la alcachofa. Te recomiendan donde invertir y,.. como no!, también como vestir.
Cada día un mogollón de expertos influyen con sus opiniones en mis decisiones y compras. Todos los días me avasallan, tanto  por prensa, radio, televisión, y toda esa cantidad de expertos diciéndome lo que debo de hacer, incluso me ocurre lo de hoy, que tengo pesadillas con ellos.

También la tele tiene sus expertos que juzgan a jóvenes cantantes, cocineros que comienzan y bailarines. Hay expertos que hacen milagros con jóvenes rebeldes que se comportan mal con sus padres. Luego están los tertulianos de todo tipo de programas que esos ya se creen expertos en todo. Incluso los anuncios han pasado de seducir a aconsejar. En una palabra, que hay expertos por todas partes. Creo que hay expertos que forman a más expertos.

En fin, considero que elegir es renunciar. Si hay cinco chaquetas y quieres una, renuncias a cuatro. Pero parece que nos da miedo a tomar decisiones, Necesitamos que nuestras decisiones estén apoyadas por el criterio de un experto. Sin embargo, experto viene de experiencia y la experiencia es la suma de nuestros errores. Por eso, yo reivindico el derecho a equivocarme.

Tengo una ultima duda. ¿Quién será el experto que aconseje al experto?


Si lo sabéis me lo decís, porfa!


Un beso o un abrazo según sexo.

Agur!


arkaitz

 VOTAR-BITÁCORAS



Botones Twitter
Bitacoras.com
Copyright © - El Rincón de Arkaitz