"No existen más que dos reglas para escribir: Tener algo que decir y decirlo."
Oscar Wilde



miércoles, 9 de diciembre de 2015

Mi experiencia en estrellas michelin




MI EXPERIENCIA EN ESTRELLAS MICHELÍN



Hola!....

Igual lo he dicho en otra ocasión, pero lo repito.   Soy un hombre que durante años he comido en casa de mis aitatxos (padres) hasta que me emancipé. También en muchísimas ocasiones en casa de mis aitonas (abuelos). Maríaje es la que ahora prepara la comida en casa, una mujer que como ya lo he dicho en muchas ocasiones cuida de la casa, y porque no decirlo,..de mi. Soy hombre de sociedad gastronómica. Hombre de cuadrilla de amigos, de tomar unos potes o vinos con ellos mientras charlamos de cosas intrascendentes después del trabajo. Hombre que una vez al mes me toca cocinar para todos ellos en la sociedad gastronómica. Cada semana nos toca a tres socios. Eso es rotativo. Estoy acostumbrado a la comida tradicional de aquí. La buena sopa de pescado, ensaladas, chuletones, menestras, bacalao, alubias, en fin!..la comida de siempre, la tradicional y en ocasiones comida especial, alguna receta de Arzak, Subijana, Berasategui, etc. Eso los días especiales.

El otro día fui invitado a un restaurante de los llamados modernos, de los de estrellas Michelin. Eso fue con la excusa de la presentación de un libro de un conocido hombre de letras zarauztarra. Me tocó sentarme en una mesa de diez comensales, era gente conocida donostiarra y guipuzkoana. Una mesa redonda con finos manteles y unas sillas tan cómodas que si había madrugado mucho te incitaban a quedarte dormido. Una modernisima lámpara en forma de espiral  iluminaba la mesa y hasta me calentaba la cabeza.
Una joven camarera estaba tras de mí como petrificada, como una estatua de mármol vigilando cualquier cosa que necesitáramos. Las copas brillaban como para estar con las gafas de sol puestas. No eran copas normales, sus formas eran extrañas, muy modernas. Los cubiertos, anatómicos cien por cien, se amoldaban a la mano como un guante.

Justo frente a mi tenia un papel acartonado con el menú. Lo cogí y leí. Fue ahí cuando me quedé perplejo. Me iba a comer ni más ni menos que Papel de algodón de azúcar con piñones tiernos con aire helado de parmesano con muesli. Ñoquis de papa esféricos y consomé de papa asada con ravioles esféricos de arveja con arvejas a la menta. Papel de flores con pétalos del día con caracoles a la llauna cocidos en bandeja de lata y Bizcocho de sésamo negro con guarnición de miso con aire de zanahoria con leche amarga de coco.
Me quede mudo. Aquello me acojono. ¿Sería comida?..pensé
Miré a la señora de mi derecha que tenía un peinado como muy alto, no se si seria de la impresión por haber leído también el menú, pero estaba toda seria con su pelo para arriba.

De pronto salieron de una puerta del fondo ocho o diez camareros todos en fila con una bandeja en la mano a la misma altura. Parecía un desfile militar. Se desperdigaron todos muy marciales hacia sus puntos de destino. Uno de los destinos era mi mesa, bueno!..la de los diez que la ocupábamos. Cuando llegó a mi altura y me puso el plato, -enorme plato por cierto-, sobre la mesa, se cayó en mi pierna una cosa extraña. No se si seria un papel de algodón de azúcar o un raviole esférico, pero se quedó ahí quieto, pegado a mi pantalón. El camarero con sus guantes blancos y sin pensárselo sacó un spray del bolsillo y pulverizó mi pantalón con aquello. En pocos segundos había desaparecido la mancha. !Coño!, cojunodo! dije yo, me tienes que dar la marca de ese producto. Al terminar se lo daré, señor, me dijo él muy educadamente.

Miré al gran plato y pude ver que en el centro había unas cosas muy bien puestas cruzadas por el medio por unas finas rayas de algún tipo de salsa. Pensé que sería un anticipo de lo que íbamos a comer, pero la señora del pelo para arriba me dijo muy seria ella que no...!que eso era el primer plato!!.

Aprovechando que estaba él maître cerca le llamé y le pregunté en qué consistía el plato, cuál era su elaboración. Me dijo que era sumamente complicado. Que el alimento estaba subliminado bajo una liofilización, con inducciones y desestructuraciones microembulsionadas. Sinceramente no le entendí nada, pero le di las gracias.
Cogí con una cucharilla una especie de huevo pequeño de color verde, me lo lleve a la boca y mastique con cuidado, con mimo, como con miedo de hacerle daño al huevillo. Aquel huevo hizo pluff! dentro de mi boca y de él salió humo, mucho humo con olor y sabor a perejil. Le mire a la señora con el pelo para arriba y vi que echaba humo por su nariz, era todo un espectáculo. Levante la mirada intentando ver la totalidad del salón y de todas las mesas salía humo, todos estábamos degustando el huevo verde con humo de perejil. Era la cocina actual, la cocina moderna, las de las estrellas Michelin

Cuando se acercaba de nuevo el camarero con un nuevo plato, uno de mis dos móviles sonó. El sonido era de mensaje y el móvil el del trabajo. Lo saque y lo leí, ponía: "Arkaitz, vete a la reunión que PNV y Bildu tienen en la sede de los primeros. Cubre tu la noticia. No hay más gente para hacerlo. Manda cuanto antes las fotos para la publicación de mañana".

Me levante rápido de la mesa, no sin antes disculparme y despedirme. También me despedí del autor del libro que presentaba, diciéndole que ya charlaríamos en otra ocasión y le tomaría fotos, que en Donosti nos encontraríamos. También me despedí de la señora del pelo para arriba

Fui hacia el coche, pero antes de entrar saqué el móvil y llamé a casa.
Mariaje!!..hola, como estas?...mira, te llamo para ver si tienes pescado o carne en casa!
Si, pescado si tengo, tengo una mediana muy fresca.
Pues si no te importa prepárame esa mediana en salsa.
Pero no estás comiendo?..no tenias una comida?
Si, si, tenia una comida, pero es largo de contar, ya sabes, era cocina de autor, cocina moderna y esas cosas
Pero estas sin comer Arkaitz?
Bueno, he comido un huevo
Como un huevo? Un huevo solo?..¿Frito?
Si, un huevo verde con humo.
Arkaitz,tu has bebido, no? Que tonterías dices.
Que no mujer, ya te lo explicare todo, ahora tengo prisa..y prepárame la mediana que llegare con hambre!!
Jesús! no te entiendo nada.
Agur cariño, gero arte bihotz!  Ya te contaré todo.
Agur Arkaitz, agur

arkaitz



16 comentarios:

  1. jajajajajajaj,a midejame con un buen asado a las brazas o con un plato de pastas jajajajajajaja abrazos, miles.

    ResponderEliminar
  2. Yo también querida Fiaris, con un asado, una chuleta, o un plato de alubias ya soy feliz, todo eso de las estrellas, reconozco su merito y trabajo, pero no es para el día a día.
    Pero veo que ha servido para que te rías con mi escrito y eso me gusta y me hace estar a gusto.

    Un beso Fiaris y gracias por venir

    ResponderEliminar
  3. jajajajajajajaja

    Creo que estamos acostumbrados, igual tu en ese lugar donde vives, que yo en Asturias a comer, a comer muy bien aunque en ocasiones vayamos a algún restaurante con el objeto de saber qué se cuece (nunca mejor dicho). Algo al vapor, muchas cosas liofilizadas y un chorrito de...
    Qué ocurre? Que al final y sin pensarlo a todos se nos queda la cara como el moño de la señora que tenías al lado, y de paso echamos humo por la nariz, no sé si de hambre, de pensarlo, o de intentar sacarle el jugo.
    Gracias por estos momentos que con tanta gracia cuentas. Me he tenido que detener varias veces.

    Un besazo, chico guapo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Princesa, no sabes tu cuanto y lo bueno es que aquí tenemos cantidad de ellos, pero tengo que reconocer que el inculto seré yo pues son todos ellos conocidos mundialmente, o sea, que algo tendrán.
      Pero lo que deciamos que estamos acostumbrados a la cocina normal, a la de nuestra madre, a la de nuestra abuela, a las alubias con chorizo y morcilla. Si al final Princesa seremos nosotros unos incultos gastronómicamente hablando.....jejejeje.

      Pilartxo!!....un besazo guapetona!! y muchas gracias por tu visita. Ya sabes, un placer!

      Eliminar
  4. Jaja!..
    Madre mía, por favor, lo que me he reído imaginando tu cara. Te pasa cada cosa. Para que te fíes de las invitaciones. No me gusta demasiado ese tipo de cocina, aunque como aficionada siento curiosidad por ella. Hay que reconocer que discurren mucho para cobrar lo que cobran por un plato. Creo que lo más caro es el tiempo que gastan en ello. Todo el coste se lo lleva las horas de preparación, y el montaje. Porque el producto... En fin, no sé ni si hay de eso, jaja!..
    Yo también podría contar algunas anécdotas divertidas. El caso es que cuando estas inmersas en ellas no te lo parecen tanto porque lo que quieres cuando vas a un restaurante es comer, y no ver un muestrario de platos.
    Espero que pudieras resarcirte del disgusto en casa.
    Un besazo.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alba. mi querida restauradora, ya sabes como exagero siempre todo pero por aquí estos cocineros son verdaderos dioses y para serte sincero una vez comí en el Arzak y me gusto mucho, claro, Juan Mari no me dio huevos verdes...jajaja, me dio unos chipirones en su tinta que estaban deliciosos. Pero hay que reconocer que también hay muchos que quieren cobrar lo que cobra Arzak y te meten mucha paja y te dicen que es una cocina supermoderna.
      Seguro que tu cocinas mucho mejor con todos ellos.

      Besos Alba, como siempre un placer verte por mi rincón

      Eliminar
  5. Me he desternillado de risa, Arkaitz!!! Jajajajaaaa!!!
    Y cómo te entiendo!!! La comida moderna tampoco es para mí. No solo no entiendo los tipos de cocciones, sino que las porciones son para anoréxicos!!! (con perdón de los anoréxicos)
    Yo soy como Fiaris y como vos: Me quedo con un buen asado, choripán y papas fritas!!!
    O sea: Comida!!! Jajaaa!!
    Un abrazote, querido Amigo!!
    Lau.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como me gusta que disfrutes con mis escritos Lau, me cuesta todavía mucho concentrarme y hacer bromas con el post, pero poco a poco voy para adelante. Por eso me gusta ver que lo que escribo os divierte.
      Que cosas me pasan eh! Laura, ahora con la nueva cocina,..mañana que sera?..jajaja.

      Un beso Lau y ten cuidado cuando te saquen en un plato huevillos verdes y cosas extrañas. Gracias Lau.

      Eliminar
  6. Madre mía que jartá de reir, todavía estoy llorando. Yo no he comido nunca en un sitio tan estrellado, yo la mas cerca que he estado de un Michelín, ha sido del neumático de mi coche. Pero esto me recuerda a una anécdota, de mi hijo pequeño, cuando tenía unos siete años, nos invitaron a comer, en un restaurante de Barcelona, del que ya no recuerdo ni el nombre, pero que era carisimo, de esos, en los que te cobran por entrar y que los platos tenían unos nombres, que cualquier parecido con la realidad era pura coincidencia, total a lo que ibamos, cuando le preguntaron a mi Pepe

    -Y tú, ¿que quieres comer?, el le contestó:
    ¡Lentejas!

    ¿Lentejas?, le contestó despavorido el camarero, de eso aqui no tenemos
    y mi Pepe, ni corto ni perezoso le dijo:

    ¡Pues vaya mierda de bar!

    Al camarero casi le da un yu-yu , no sé si por las lentejas o por llamarle bar a aquel sitio tan finolis,y nosotros aguantando la risa, reprendimos al nene, por decir palabrotas en la mesa, y nos pasamos la comida, deseando salir para descojonarnos de la risa.

    Y yo soy de las tuyas, donde este una comida casera y abundante, que se metan las estrellas Michelin, donde les quepan.

    Besos y muchas gracias, `por estas risas que me estoy echando

    ResponderEliminar
  7. Mi querida Nela, como me gusta verte por mi rincón y te lo agradezco. Jajajaja....me ha hecho gracia lo del Michelín que has estado cerca del neumático...jajaja...muy bueno!!
    Pues que quieres que te diga, que lo precioso que tienen los niños es la sinceridad y no se callan nada y lo que hay, van y lo sueltan. Pues a tu hijo le apetecerían las lentejas y lo dijo...jajajaja....¿que era carísimo el restaurante? pues como te decía antes, los chavales no entienden de eso y benditos sean, cuando sean mayores entonces si que lo entenderán, pero de momento......que sean así
    Nela, preciosa, que muchas gracias por tu visita y un besazo y tu hijo que siga así de sincero que es bueno. Gracias Nela!!

    ResponderEliminar
  8. Venga hombre que eres vasco!!!

    Una cosa es comer y otra este tipo de experiencia culinaria, y hay ocasión para cada cosa ¿no?

    Un beso (con chuletón)

    ResponderEliminar
  9. Tienes razón Pili, tu si que sabes. Oye, pero que fama tenemos los vascos, no?...pero si lo miras bien con toda razón, Aqui lo arreglamos todo alrededor de una mesa llena de comida, seguro que Rajoy y Sanchez se hacían amigos comiendo aquí unos chipirones...jajaja.
    Pero tienes razón, una cosa es el chuletón o las alubias con morcilla y otra y no menos rica, un plato del Arzak, Subijana, Berasategui o cualquier cocinero de huevillos verdes...jajaja.

    Un beso mañica,...gracias y muchas.

    ResponderEliminar
  10. ¡Jajaja! Me parto de risa. ¡Que buen narrador eres! Claro, como no tenías gran cosa para comer, entre aire helado, huevos verdes y papel... ni Alicia en el País de las Maravillas. Menos mal que el plan B, Mariaje, está ahí para solucionar estos desaguisados.
    ¡Zorionak eta urte berri on!

    ResponderEliminar
  11. Perdona Pili, he tardado mucho en contestarte, lo siento. Un besin.
    Pero me alegro que te hayas reído y eso también me alegra a mi. Ya sabes, esos huevillos verdes son la repanocha, parecía un puro cubano por el humo que tenia. :)
    Y si, tienes razón, Mariaje estaba ahí para solucionar mi problema, siempre estaba. Ahora por desgracia seria distinto, ahora tendría que ir al bar de abajo.
    Berdin `Pili eta muxu bat. Te deseo pases una Feliz Navidad Pili, sé Feliz. Y gracias

    ResponderEliminar
  12. Felicidad y salud en este Nuevo Año. Que podamos seguir leyendo tus excelentes entradas. Que los Reyes sean generosos contigo y que el 2016 sea un gran año para ti. Un cálido abrazo

    ResponderEliminar
  13. Hola Katy me alegro mucho verte por mi rincón y agradezco tus palabras. Espero que se cumpla lo de los Reyes Magos que falta me hace. Esperemos que el año nos traiga, para ti felicidad, salud y mas cosas que te mereces, yo me conformo con que me estabilice emocionalmente por que tal como estoy ahora no es plan. Te doy las gracias Katy, eres una buena amiga.

    ResponderEliminar


Botones Twitter
Bitacoras.com
Copyright © - El Rincón de Arkaitz