"No existen más que dos reglas para escribir: Tener algo que decir y decirlo."
Oscar Wilde



martes, 26 de marzo de 2013

Idolos con pies de barro




IDOLOS CON PIES DE BARRO






En el mundo del balón no todo es tan bonito como lo pintan. Muchos niños suspiran y aspiran a ser futbolistas y se fijan desde muy corta edad en el espejo de sus ídolos: Messi, Cristiano, Casillas, Benzema o bien, dentro del ámbito euskaldun y con muchos kilómetros  económicamente hablando, los Vela, Illarramendi, Antoine, Xavi Prieto, Zurutuza....vamos! los chicos de mi  querida Real Sociedad. Lo que no saben estos niños es que muchos jugadores de primer nivel, a los que se endiosa en algunos casos, suelen terminar muy mal después de haberlo tenido todo en la vida. Coches de alta gama con chicas sentadas en él  también de gama altísima.  Ropa de marca y en ocasiones exclusiva para ellos o anuncios de colonias posando ellos como modelos....!Todo!  Lo tienen todo.  Esto al menos es lo que se desprende de un estudio que se ha realizado hace poco tomando como referencia la Premier League -para muchos la mejor liga futbolera- . 


Según el informe elaborado por la empresa XPro, tres de cada cinco exfutbolistas están en la bancarrota a los cinco años de haber abandonado su carrera deportiva. Y no solo eso. Uno de cada tres se divorcia en apenas doce meses. Una de las razones principales es que se dejan aconsejar por personas equivocadas que buscan lucrarse de estos adinerados jóvenes. ""Mientras ganan grandes sumas de dinero desarrollan gustos caros y realizan inversiones arriesgadas"", explica uno de los responsables del estudio. Y, claro, cuando sus carreras llegan a su fin la fuente de ingresos ya no es tan alta y su fortuna puede desaparecer. Hay casos como el del portero estadounidense Brad Friedel (42 años, del Tottenham), que se mantiene en activo para tratar de reducir una deuda de casi seis millones de euros tras crear una academia de fútbol. Casos parecidos de jugadores endeudados hasta las cejas son los del noruego Riise (Fulham) o el camerunés Djemba-Dejemba (Hapoel Tel Aviv). 
Por eso es tan importante la educación entre nuestros más pequeños. Que se fijen en los golpeos de balón de sus ídolos y no en sus golpes de talonario.

Agur gente y perdonar si he tardado en escribir. Gero arte!

arkaitz


-VOTAR- Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter Siguenos en Google+

domingo, 10 de marzo de 2013

¿ESTAMOS SEGUROS CON LO QUE INGERIMOS?




 ¿ESTAMOS SEGUROS CON LO QUE INGERIMOS?





Yo, después de comer en el Chino

 Soy alérgico a todo tipo de carne que no sea de vaca, buey o ternera. En una ocasión cené en un "Chino" unos pequeños filetes delgados, algo gelatinosos y con un huesecillo traicionero en un lateral, prometiéndome la camarera de ojos rasgados que era de ternera del Baztan. A todos ellos les acompañaba  una salsa de textura tipo mahonesa, pero de color amarillo anaranjado y que la pequeña camarera asiática me dijo, entre cortas pero seguidas reverencias, que si yo era diestro y los comía con la mano izquierda, los Dioses me concederían mucho amor y mucha fortuna. La verdad que no sé como me las arregle para comer aquello con mi mano tonta, o sea, la zurda, pero me los comí todos. A los pocos días, en lugar del amor y la fortuna prometida por la oriental, me salieron unos largos y duros pelos en las orejas y cejas, al tiempo que la voz se me puso mucho más grave de lo normal y los orificios nasales más grandes. En alguna ocasión aislada se me escapaba un tímido...Guauu!! sin yo proponérmelo.
 Pasados dos días leí en la prensa que en unos contenedores habían aparecido varios cadáveres de perro. !Joder!! aquello me impactó y me dolió por lo mucho que me gustan los chuchos,  Me informé inmediatamente sobre a quien pertenecía aquel contenedor de basura y la respuesta fue que a un restaurante chino, justo en el que había cenado aquella noche. Entonces comprendí lo de mis largos pelos en la orejas y los orificios nasales mucho mas grandes. Me estaba transformando en perro. Aquella pequeña china de las reverencias y del amor y la fortuna, me había dado para comer carne de un jodido perro!! 
 Dentro de lo malo, -me quedé  pensando-, de transformarme, que fuera en perro con pedigree y no un pobre vagabundo sin árbol genealógico ninguno. Según me dijeron el cambio metamórfico que se estaba produciendo en mi, era de un Dogo alemán o Gran Danés. 
 Total! que no fué para tanto todo aquel susto y con un pequeño tratamiento se me curó la intoxicación de perro. Desaparecieron los largos pelos de las orejas y los de las cejas que impedían casi mi visión, y  dejé de levantar la pierna cada vez que iba al aseo para hacer pis. Cosa que lo agradecí pues era sumamente cansado.
Albóndigas de caballo trotón

 Eso ocurrió hace años, lo recuerdo muy bien. Pero la ambición, la avaricia, la avidez por el dinero rápido es terrible y hay gente capaz de matar a su propia madre y hacer picadillo con ella para hamburguesas si con ello pueden amasar una fortuna.

 En unos grandes almacenes de aquí cerca, encontraron no hace muchos días unas modestas albóndigas envasadas de apariencia muy apetitosa, pero con la gran y grave sorpresa de que contenían carne de caballo. Esos caballos no sé si serian del Baztan o de China, si serian trotones o de carreras, pero lo que sé es que si me las llego a comer, como hice con los filetes de perro de hace años en aquel restaurante chino, ahora igual estaba con unas largas crines y dientes como palas de albañil, cabalgando al trote por la orilla de la playa y relinchando a dos patas al más puro estilo del caballo de John Wayne o el Llanero Solitario.

 Pero lo peor, o por lo menos lo que más asco me ha dado a mi, es lo que han encontrado en otros grandes almacenes, estos de muebles y ahora también de alimentación y de nombre muy conocido, Aquí se han encontrado en la sección de dulces, pasteles y helados, nada menos que tartas con "altos niveles de bacterias comúnmente presentes en el tracto intestinal humano". O sea, mierda!. Y cuando digo mierda me refiero a eso, a mierda puta. A caca de la vaca. Encima eran tartas de chocolate, o sea, que no se diferenciaba en el color.
La tarta de la caca

 En fin! que si comiendo carne de perro en aquel restaurante chino, me crecieron pelos en las narices e incluso ladraba, si llego a comer las albóndigas de picadillo de caballo hubiera cabalgado al trote con herraduras en lugar de zapatos. Y no quiero pensar si llego a ingerir esa tarta con mierda. Si la hubiera comido, ¿que me hubiera pasado? ¿me crecería una moñiga en la cabeza? Buffff!!! es que no quiero ni pensarlo. Señor! en manos de quien estamos!!.. 

 Creo que me cogeré la mochila y me iré a una cueva que conozco cerca del monte Txindoki y allí haré vida de ermitaño contemplativo, comiendo raíces y hierbas que por lo menos sabré no están manipuladas por la ambiciosa mano del hombre.

 Agur gente. Gero arte!!

 arkaitz

-VOTAR-

Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter Siguenos en Google+

Botones Twitter
Bitacoras.com
Copyright © - El Rincón de Arkaitz