"No existen más que dos reglas para escribir: Tener algo que decir y decirlo."
Oscar Wilde



lunes, 5 de noviembre de 2012

Once días en el hospital







ONCE DÍAS EN EL HOSPITAL




El transporte al Hospital a toda pastilla

Hola de nuevo, Ya estoy aquí. Perdonar por haber estado unos días desaparecido en combate, o sea, sin contaros nada. Y no ha sido por falta de ganas que conste, es que me han tenido hospitalizado. 
Algunos, los que conocéis mi Facebook, os habréis enterado de ello por él, y también los que frecuentáis el Twitter, son herramientas cómodas que a nada que te encuentras un poco mejor, coges el Smartphone y desde la propia cama puedas mandar mensajes. Pero el portátil, aunque sea un tablet es algo que las enfermeras no me dejaban. O sea, que el que no ha leído mi Face ni mi Twitter no se ha enterado de ná. Pero os lo cuento.
 El pasado domingo 21 de Octubre, hace trece días aproximadamente, sobre las 4:30 de la madrugada me encontré realmente mal  y la buena Sra. María, asustada la pobre,  llamó corriendo al 112, que aquí es como el SOS y en un plis plas allí estaban tres tipos como tres armarios de grandes, tanto, que yo pensé por un momento que eran bomberos, y dije, -joder, ¿se habrá incendiado la casa y no me he enterado?- Total que me bajaron como el que baja un fajo de paja al hombro a toda hostia por las escaleras. Tanto, que pensaba que me pegaba con la barandilla en los huevos e iba constantemente tapándomelos. -No se preocupe que tenemos experiencia-, me decía el que me llevaba al hombro. -No me fío mucho de vosotros. ¿Pero no tenéis una camilla como todos los de las ambulancias? Y me estoy empezando a marear eh!, además que si ya voy jodido, con semejante velocidad me va dar un infarto-, le dije. 
Más prisas
Llegamos a la ambulancia que estaba muy cerca del portal y allí me dejaron, en la parte trasera tumbado en una especie de camilla. Se puso en marcha con la sirena a tope y con una aceleración que falto poco para que saliera disparado por la puerta trasera. -!Santo cielo!! exclamé, deberíais tener cascos como los de Fernando Alonso-. -No se preocupe, somos expertos-. -Si si, ya veo, noto como si flotara-, -eso será por el colchón de agua que hemos puesto en la camilla- dijo el enfermero, el camillero o lo que fuera aquel chico. ¿Colchón de agua? dije. -Si si como lo oye, es lo último en camillas de ambulancias-. Entre los saltos que pegaba yo en aquel colchón y las curvas a toda pastilla de la ambulancia, conseguí decirle al enfermero: -Pues mira, está mal que lo diga, pero yo he sido uno que ha probado muchas camas, la mía, la de los ligues en hoteles, apartamentos, etc,..pues con la ilusión que tenia yo de un colchón de estos y la tengo que probar en una jodida ambulancia-. --Que curiosa es la vida-...dije mientras se me escapaba un profundo suspiro.
La habitación del dolor
En aquel momento debimos de llegar, y lo digo por el frenazo que pegó el conductor. Mi camilla se fué hacia adelante haciendo tope contra algo duro y delicado por el ruido, bien un monitor o un desfibrilador, pero seguro que me lo cargué. El chico que me acompañaba le veía agarrándose a unos cables que venían de un aparato para hacer electrocardiogramas. Y yo continuaba dando saltos por el efecto del colchón de agua. Se abrió la puerta de atrás y me bajaron. Allí estaba mi hermano mayor que Maria le había telefoneado.
Lo demás os lo podéis imaginar. Corriendo a la sección de urgencias, allí un exhaustivo chequeo y control de mi cuerpo serrano y más tarde, después de una hora y media me subieron para la planta. No quería mirar mi cuerpo, no sé lo que habrían hecho con él, me daba miedo mirarlo, notaba cables por todas partes y al pasar por una puerta acristalada pude ver que tenia dos vías en sendos brazos. Era lo más parecido a una instalación eléctrica. Pensaba y me decía yo mismo: Joder Arkaitz, hasta hace bien poco estabas tan tranquilo durmiendo, soñando y ahora...
Las que calmaban mi dolor
Según me llevaban hacia la habitación a toda pastilla por los largos pasillos del hospital, sólo veía el techo blanco. Una gran cantidad de lámparas fluorescentes pasaban ante mis ojos con una frecuencia de dos segundos. Aquello me mareaba. 
Llegamos a la habitación, me pasaron a otra cama y allí, pasado poco tiempo pude conciliar el sueño. Estaba muy cansado. Mi hermano se quedó toda la noche.
Lo que ocurrió al día siguiente ya os lo podéis imaginar. Me hicieron la prueba para poder ver lo que tenia en mis entrañas. Aquel doctor que se debía creer el Dr.Hause, se empeñó en meterme un tubo por la boca para una gastroscopia, así, a pelo, o sea, con todo el conocimiento. Yo naturalmente le dije al Hause aquel que el dichoso tubo se lo podía meter él tranquilamente por el culo, -con perdón-, que conmigo, eso, ni jarto de vino. Lo pensaron, lo valoraron, hablaron entre ellos en circulo y decidieron hacerlo con sedación. 
La bata de los coj.........
Conclusión, que unos pequeños vasos sanguíneos, que bien por la tensión o por algún esfuerzo de esos bestias que hago yo, se rompieron, con el consiguiente susto.
Unos pocos días comiendo purés de verdura y sin sal, agua, solo agua, yogures naturales y listo. Las enfermeras muy simpáticas y guapas, y yo claro haciéndome el mimoso. Al final en lugar de un yogur me daban dos. No está mal, ¿no? Y total por ser simpático con ellas.
Se terminó el ingreso y ahora estoy ya en casa recuperándome y poniendo en orden mi cabeza y mi agenda, que la tengo con muchos números telefónicos de varias enfermeras. Cuando haga la vida normal les llamare para tomar algo. Es lo que ellas me dijeron!
Y eso ha sido todo. Mi estómago ha sido el causante del abandono de mi Blog. O sea que si me habéis echado en falta, saber que la culpa la tienen los pequeños vasos sanguíneos estomacales. Me han traicionado,.o quizás he sido yo,.hummm,.no lo se.

Un beso. Agur.

arkaitz

-VOTAR-


20 comentarios:

  1. Qué bueno querido Arkaitz que te tomes con humor hasta estas cosas.Yo no lo sabia por twitter pues no entro casi nunca,pero me imaginé que algo te habia pasado porque no publicabas.

    Yo llevo una semana que tampoco estoy bien de salud...asi que paciencia y descanso.

    Me alegro mucho de que estes de regreso y te encuentres mejor.Cuidate.Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes Dayana, muchos tampoco se enteraron. Ya se paso el susto y aquí estoy, tecleando. Todavía no he empezado a trabajar pero como continué la recuperación tan bien como voy ahora enseguida me veo con las cámaras al hombro.
      Me dices que también tu estas pachucha, pues cuídate mucho Day.
      Gracias por alegrarte por mi regreso, a ver si me inspiro y escribo alguna de mis historia surrealistas...jeje

      Besos Day,...y gracias.

      Eliminar
  2. Que susto, menos mal que estás bien.
    Ahora dejate mimar ¿vale?

    Besos mil

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Muchas gracias Pilar, descuida que me estoy dejando mimar. Eso de los regalitos, besitos y sobre todo esa frase que me gusta mucho y al mismo tiempo me hace gracia,..ay! mi niño, pobrecito él,..me encanta..jajaja, que malo soy por dios!

      En realidad eso son chorraditas, lo importante es que no se repita porque el susto fue mayúsculo. Me cuidare mucho más.

      Oye, Pili, que te agradezco un montón. Un beso

      Eliminar
  3. Llevo meses en otras guerras y entro poco, pero ya me he dado cuenta que algo me avisa cuando hay novedades, ainsss... Ya me está asustando y todo.
    No te cuidas y deberías hacerlo. Imagina que tienes un desmayo conduciendo y eso... las hemorragías estomacales no son ninguna broma!
    Me alegro que estés bien ya, chico del Norte. Han sido muchos días y seguro que has salido del hospital como una rosa. Pero apunta en la agenda "hacer un pequeño chequeo" una vez al año ¿Eh?... Oye! ¿Y eran guapas esas enfermeras? jajaja.

    Un besazoo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alba guapetona. Tienes razón que me tengo que cuidar mucho más, dejarme te tantas cenas con los amigos y tomarme el remo también con mas tranquilidad que para muchos esfuerzos ya no estamos y el remo es un deporte donde el estómago sufre mucho. Me cuidare Alba, descuida. Como has comprobado hasta de las desgracias intento sacar la mejor cara y creo que hasta te ha hecho gracia, no?..jeje.
      Gracias por todo y por preocuparte. Un besote, y gracias.

      Eliminar
  4. Me alegro mucho que ya estés bien! Y vestido de particular, sin la bata!!! Buena toma! Ahora cuídate mucho porfa, para evitar una próxima, no sea que toque otro Dr. Hause, y que te lo hagan sin sedación, (pero en qué cabeza cabe hacerlo en vivo y todo color????), recórcholis eso de la ambulancia si que es toda una aventura!!! Bueno tu “cuerpecito serrano” entre otras cosas ya probo el famoso colchón de agua,… y bueno ahora pues en unos días a las llamadas, cafés, y veremos crecer seguro el FB. Miles de abrazos, TQM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida amiga Regina, no te preocupes que por la cuenta que me tiene me pienso cuidar mucho, no quiero repeticiones de ese tipo. La cama de agua, las he visto mejores, pero fue una experiencia inolvidable : )

      Regina, te agradezco mucho tu interés. Un beso! Gracias.

      Eliminar
  5. Mira ¡A MI SUSTOS DE ESTOS NOOOOOO!!! ¿Vale?
    Y ahora que estás en casita, haz caso a Mami María que siempre tiene razón, y cuídate ¡Cxxxo!
    Besos enormes (que no sé si te mereces)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chary, que si me merezco los besos hombre!! que fue sin querer y además sabes que soy muy burriquillo. Tengo que acostumbrarme a actuar como uno de mi edad y no un veinteañero. Mas lectura en el sofá y menos trasnochar. Le haré caso a Maria y te haré caso a ti. Gracias Chary, un besazo.

      PD: Oye, me he metido en ese blog de Google que se ve tu foto y hay indicaciones donde pone amigos, explicame un poco cuando puedas como va eso, es que no tengo ni idea. Besitos!!

      Eliminar
  6. Ya decía yo que no era normal que faltaras tantos días sin previo aviso...Vamos, que me preocupé con razón.
    Me alegra mucho, muchisisimo, que ya te encuentres mejor, pero de lo que más me alegro es que, ese estomago tuyo no te ha quitado el sentido del humor, ese que no debes perder nunca.

    Cuídate grandullón y bienvenido de nuevo a tu casa, se te echaba de menos, que lo sepas.


    muacksssss

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Gracias Ababol por preocuparte y siento mi ausencia. No me dio tiempo ni a decir ná, me cogieron al hombro y pá bajo. Jesús! que tipos. Creo que no hay que perder el sentido del humor, no me gusta pasar por lo que he pasado pero tampoco hay que ponerse muy serio, casi mejor sonreír, no?

      Gracias por echarme en falta, yo también me acordaba de vosotros.

      Un gran beso.

      Eliminar
  7. Te prometo que no soy ninguna insensible, pero no he podido dejar de reir con la manera en que nos has contado esta experiencia que estoy segura mi querido amigo no ha sido para nada grata.
    Que rico tenerte de regreso amigo, cuidate y cuidado con lo que te metes en la boca que te queremos sano eh!!!.
    Un abrazo:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Con que te has reído del mal ajeno???.eh!..ay, ay!!.. jeje, es broma. Lo que me ocurrió lo he contado en plan humorístico porque sinceramente en ocasiones era muy kafkiano lo que ocurría allí dentro. Yo enseñando el culete y discutiendo con el médico. Tremendo! Espero no vuelva a ocurrir.
      Te haré caso y me cuidare Rimes, te lo prometo, y cuidare más mi alimentación. Menos whiskies :(

      Un beso muy fuerte,..gracias.

      Eliminar
  8. Adoro esas batas de hospital, esos pijamas asexuales que tan sumamente bien quedan a todo el mundo. Es hermoso, por ejemplo, cuando el hospitalizado es tu jefe y has de efectuar la visita de rigor (véase nuestro caso en 2009) y te lo topas arrastrando el suero por uno de esos pasillos iguales, con la bata de marras, atractivo asegurado, ay.

    Me parece correcto que sobrevivas, pero no me queda otra que regañar-te por no tener ese estómago a punto para la cata de gastronomía popular a la que tienes pendiente invitarme. Dijiste que brindaríamos por Pilar Rubio y por Víctor Sandoval. Esas cosas no se olvidan.

    (Niño, ¿cuál es tu Twitter? Allí podemos urdir un plan para dominar, perdón, cambiar el mundo. Sí o qué. Besis).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja..recuerdo lo del 2009, todo un espectáculo. También hay que reconocer que hay culos y culos, y que el de la foto no es el mío,...algún día lo colgare para asombro de muchas (léase la palabra asombro como signo de admiración y no de susto o desmayo)
      Y no pienses que mi hospitalización ha sido una argucia para librarme de la fiestorra jamonera que nos pegaremos en una sociedad gastronómica. Sabes que soy zarabuteara y eso va a misa y si en misa esta el cura también va el cura, que coño!!

      Mi twitter, por el que muchas se pegan, es: @arkaitz40, luego me dices el tuyo que ando corto de seguidores :(

      Besotes!!....y gracias

      Eliminar
  9. Arkaitz: Yo me enteré por facebbok de tu internación...
    De corazón me alegro que ya estés recuperado y contando lo sucedido con el humor que te caracteriza!!
    Pero cuidate, porfis!!
    Los vasos sanguíneos no te traicionan si "parás un poco" y bajás tu nivel de stress...
    Cuidate mucho, si?
    Muxus!!!
    Lau.

    ResponderEliminar
  10. Muchas Gracias Laura. De verdad que me voy a cuidar, no hay más remedio si no quiero que me de otro susto. Tienes mucha razón, llevaba una temporada con la tensión alta e Iñaki, un amigo de la cuadrilla que es médico, siempre me estaba diciendo que la controlase y la bajase, tanto, que me dio unas pastillas para ello, pero yo, tonto de mi, no las tome. Cuando me ocurrió esto la tensión la tenia por las nubes.
    Hasta hace bien poco no me miraba nada, todo lo tenia estupendamente y ahora se me esta oxidando todo mi cuerpo, tensión, glucosa,... :(
    Gracias de nuevo Laura, seguiré tu consejo por la cuenta que me tiene.
    Muxuss!! eskerrik asko!

    ResponderEliminar
  11. Hola Arkaitz, buenas noches,
    uno preocupado por Arkaitz y el tipo de fiesta con las enfermeras! =)
    buen susto que te has pegado, con el solo hecho de leer tu relato, me provoca piel de gallina,
    de un momento a otro puedes estar en una camilla!
    lo bueno es que solo fue un susto entre comillas,
    ahora tienes unos cuantos números telefonicos y muchas ganas de recuperarte por completo para sacar provecho de ésta no tan linda experiencia.

    Un gusto pasar a leerte,
    un gran abrazo
    ahora mas que nunca... Cuidaos! =)

    ResponderEliminar
  12. Gracias Ariel, muchas gracias. Pues para que negarlo, me preocupe bastante, pero aquellas enfermeras con su simpatía me hicieron todo mas llevadero. No hay como una sonrisa para calmar sustos. No sé, digo yo, igual estoy diciendo una chorrada. jaja.
    Como tu bien dices tengo números telefónicos pero lo primero sera cuidarme y no hacer tantos esfuerzos que un día me quedo tieso.

    Y sobre el gusto, el gusto es mío verte pasar por aquí.
    Un fuerte abrazo y descuida que me cuidare. :)

    ResponderEliminar


Botones Twitter
Bitacoras.com
Copyright © - El Rincón de Arkaitz