"No existen más que dos reglas para escribir: Tener algo que decir y decirlo."
Oscar Wilde



martes, 25 de octubre de 2011

POBRE ABUELO...





Tengo que reconocer que cuando me encuentro agobiado por el trabajo y me tocan la moral tengo un pronto fuerte, como también, y lo saben quienes me conocen, que es un pronto como una tormenta de verano, se pasa volando y entonces soy como un trozo de pan. Pero lo que les ocurre a esta familia inglesa tiene tela. Ya no es que tengan un pronto fuerte, es que tienen uno  como una patada dada en el bajo vientre, que es lo que hicieron con su pobre abuelo. Fue una burrada premeditada en toda regla, con alevosía y quizás nocturnidad, que eso ya no lo sé.

Pues resulta que leyendo el diario británico The Guardian, ojo! que uno es muy ilustraó, leo que una señora junto con su hija de 16 años, su hijo de 19 y la novia de este de 17 años, intentaron cargarse sin miramientos al abuelo de la familia y así repartirse la millonaria herencia del buen hombre.

Ante semejante operación, esta familia residente en Winchester, Inglaterra, comenzó a preparar la forma de deshacerse del abuelo. Consultaron para tal menester con el Google en Internet. Allí buscaron y buscaron las distintas formulas de como cargarse a alguien, como por ejemplo: "Las 10 maneras más fáciles de matar a alguien sin dejar rastro" o "¿Puedo matar a alguien de un puñetazo?" o "Posibilidades de envenenar a una persona de 89 años" o "Si golpeas a alguien en la parte posterior de la cabeza con un ladrillo se muere o simplemente le sale un moratón?"...y así varias formas más de terminar con una persona

Al principio, la hija adoptiva del anciano y sus hijos intentaron burdos recursos, como lanzar ladrillos a través de la ventana de la habitación donde dormía el buen hombre para ver si le acertaban en la cabeza, o cortar el manguito del combustible de su coche para hacerlo explotar, o provocar un cortacircuito en la manta electrica, pero desecharon todas esas fórmulas. 

Finalmente la familia, después de una concienzuda búsqueda por la red, tomó la decisión de atacar a su abuelo dentro de la vivienda golpeándole con una bolsa llena de ladrillos macizos de kilo y medio cada uno. Más tarde e intentándole engañar, el hombre éste salió al jardín creyendo que su hija se había desmayado en la parte trasera de la casa. Una vez fuera, fue atacado brutalmente por sus nietos y la novia de uno de ellos comenzando a golpearle sin piedad con las bolsas llenas de ladrillos.

La nieta, después de la paliza, llamo al teléfono de emergencias asegurando que su abuelo había sufrido una caída y estaba muerto, pero el buen hombre sobrevivió a la paliza y con fuertes golpes y cortes  en la cabeza consiguió levantarse del suelo, diciendo: "!Que golpe, madre mía! ¿Que ha sido eso? ¿una granizada? Dios mío, como estará la cosecha"

Posteriormente y durante la investigación, la Policía registró los ordenadores de la familia y al examinar los historiales de Google encontraron las búsquedas realizadas. La intención de los acusados era matarle por la herencia a pesar de que el anciano les había dado dinero en varias ocasiones para comprar coches y caballos.

La hija de la víctima ha sido condenada a 17 años de cárcel. Sus hijos y novia de uno de ellos han sido condenados a una pena indeterminada en una institución para jóvenes delincuentes por conspiración.

El hombre se encuentra disfrutando en una residencia con su mujer en una isla del Pacífico.

Para que te fíes de la familia!!


arkaitz


-VOTAR-

lunes, 10 de octubre de 2011

FELIZ SEMANA


Empieza una nueva semana. Aquí en Zarautz hace fresco y siento añoranza de los días de verano. Del calor, del sol y de los helados playeros. De la espalda roja por los primeros días de sol. De los baños tranquilos en la playa sin tener que pegar saltos antes de entrar al agua por el frío. 

Ojeando ahora un libro veo una frase de John Lennon que ya no recordaba. Dice así: "La vida es aquello que te pasa mientras estas ocupado haciendo otros planes". O sea, que voy a dejar de pensar en tiempos pasados y nostalgias y vivir el presente. Es la vida. 
Feliz semana a todos...


arkaitz


-VOTAR-

jueves, 6 de octubre de 2011

UN DÍA DE FIESTA




Me desperté tarde. Era mi día de fiesta.  No abrí los ojos con el clásico timbrazo del despertador como suele ser lo normal, me desperté por los lametazos de Beltz. Beltz es mi gato, que con su pequeña lengua me estaba pringando el pómulo. Junto a mi, estaba una amiga con la cual había compartido la cama y algo más. Acariciando a Beltz, mientras este ronroneaba, mi mirada fue hacia la ventana por donde se veía un cielo azul intenso. Me alegró ver el buen tiempo. Todo el día lo tenia para mi disfrute. Beltz seguía jugando pasando una y otra vez por encima de mi tripa. Un poco más tarde también le despertó a Amaia, pero juraría que lo hizo con más suavidad. Desayunamos con la señora María, que había puesto la mesa con flores, un oloroso y sabroso bizcocho hecho por mi madre que el día anterior nos lo trajo. Era un bizcocho con un olor especial que los de pastelería no lo tienen. Solo lo tienen los de mi madre. Riquísimo.

Jugamos por el pasillo como niños. Jugamos y nos reímos con la espuma de la bañera, con el agua que nos echábamos salpicando el suelo. Nos reímos cuando me resbale con los charcos que se formaron en el suelo y me caí en él. Me calcé las deportivas, me puse un pantalón corto y baje al super con una pequeña lista que María me había confeccionado. Hoy que podía, la quería ayudar.  Al súper hacia tiempo que no iba. Le di un par de besos a Nerea, la chica de la caja. Cada día esta mas guapa. Además se lo dije, obligándola sin querer a ponerse colorada..
Me crucé con turistas que paseaban o se dirigían a la playa. Todo me parecía alegre y bonito. Tenia ganas de correr y lo hice. Eche a correr y subí las escaleras de casa de tres en tres. Llegue medio asfixiado arriba. Me metí de nuevo en la ducha para quitarme el sudor y me quede como nuevo. Amaia se reía diciéndome que ya no debía de hacer aquellas burradas. Que ya con mis cuarentaitantos no debía de hacer tonterías.
Salimos. Nos encontramos con los nuestros, con la cuadrilla. Paseamos. Comimos pintxos. Bebimos vinos y txakolis.  Bajamos a la playa tumbándonos en la arena.  Miramos al cielo y como niños jugamos a ver figuras en las nubes. Vimos aviones dejando su larga estela blanca  contrastando con el azul intenso del cielo. En la orilla jugamos a no mojarnos los pies con la espuma blanca de las olas.
En casa de Antxon cocinamos una estupenda paella en su pequeño jardín. Nos salió riquísima. Todos comimos y comieron. Nos besamos. Besé y besé. Le ayudamos a Antxon a organizar su desván que desde hace tiempo nos lo venia pidiendo. Bebí la cerveza más rápida del mundo. Estaba fría. Muy fría. Que rica. Amaia me agarro la mano y fuimos paseando detrás de los buenos amigos de la cuadrilla. Algunos cantando. Sería el vino.
Según íbamos pensé que había sido un día feliz. Que había sido un dia de fiesta donde no habia echado en falta las cámaras de fotos. Que era feliz. Porque me había despertado tarde, porque el bizcocho de mi madre estaba riquísimo, porque las flores que había puesto María en la mesa olían muy bien, porque nos habíamos reído con la espuma de la bañera, por los besos, por la paella. Porque había visto figuras en las nubes, por los aviones con cola blanca. Porque al final nos mojamos los pies con el agua de las olas. Porque habíamos ido agarrados de la mano. Por los amigos. Por ella. 
Era emocionante. Pensé que me reconciliaba con los días. Últimamente se me hacían largos y pesados. Pero son preciosos.

arkaitz


Botones Twitter
Bitacoras.com
Copyright © - El Rincón de Arkaitz