"No existen más que dos reglas para escribir: Tener algo que decir y decirlo."
Oscar Wilde



domingo, 28 de agosto de 2011

VIDA DESPUÉS DE LA VIDA (Relato del absurdo)






Se me cerraron los ojos lentamente dejando de ver la bonita y sonriente cara de aquella enfermera. Todo se hizo oscuridad en mí. La paz que sentía en aquel momento sólo era comparable a la que se siente después de echar un buen polvo hacer el amor. Como los que echamos el amor que nos profesamos en el aseo de aquella habitación la enfermera y yo. Ahora sin embargo todo es serenidad y paz. Demasiada serenidad.

Entré en urgencias de aquel centro hospitalario un 17 de Agosto con un pequeño dolorcillo en el pecho. pensando que sería una contractura muscular. El tiempo de ingreso en la habitación 315 de la segunda planta de aquel hospital se fue dilatando por unas pequeñas décimas de fiebre primero y un ligero dolor torácico después, dolor que no cedía, y así hasta hoy, que todo ha hecho ploff! o sea, que creo que me he muerto.
Pude escuchar como el médico decía mirando su reloj de pulsera mientras me levantaba un párpado:...
- Hora de la muerte: las 11:42
Quizás no debí echar ayer aquel polvo vespertino hacer el amor aquella tarde con Virginia la enfermera, pues fué después cuando sentí el ligero pinchazo a la altura del corazón, en el esternón. Creo que fue él, aquel polvo acto de amor, el culpable de que yo ahora me haya muerto. Y si digo que estoy muerto es porque cada vez estoy mas frío, más rígido y veo a mi alrededor a varias enfermeras quitándome las dos vías que tengo colocadas en los brazos.
Unos pasos mas atrás esta Virginia, la enfermera con la que hacia el amor. Me miraba fijamente mientras se le caía una lágrima por la mejilla. Se acercó despacio, cogió mi mano fría e inerte con fuerza y susurro a mi oído:
- !Por qué te has ido mamonazo!.
Entró el cura empujando la puerta con fuerza y moviendo la sotana al viento. En sus manos llevaba una bandeja con un recipiente pequeño. Se acerco, se unto los dedos con el líquido del recipiente y haciéndome unas cruces en manos y frente iba diciendo:..
- "Por esta santa unción y por su bondadosa misericordia, te ayude etc.....Para que, libre de tus pecados etc......conforte en tu enfermedad. Amén".
- !!Hostias!! -dije saltando de la cama-, me están dando la extremaunción. Eso se lo dices a tu madre cuervo! Que te piensas, que estoy muerto?...-le dije, pero él siguió con lo suyo y era lógico, me veían muerto-.

Levantado como estaba pude verme a mi mismo tumbado en la cama con los ojos cerrados, como si yo fuera un perfecto clónico de mi mismo. Podía moverme, saltar y hasta volar. Concretamente ahora estaba flotando en la habitación y viendo toda esa escena desde el aire. Lo hacia junto a unas moscas que como tienen costumbre suelen dar vueltas en circulo por el centro de las habitaciones.

-Que haces tu aquí.....-me dijo una de ellas con ojos grandes como bolas de billar-...eres algún tipo de moscón gigante?..¿eres extranjero?
- No, no. Soy un hombre que me he muerto, he salido de mi cuerpo y estoy volando y viéndome ahí abajo, muerto en la cama.
- Eh! chicas!...-dijo la mosca de ojos de bolas de billar a las demás-....aquí hay un moscón extranjero con un pedo que te cagas. Dice que es un hombre volando.
- Jajajajajaj...-se rieron todas las demás-...será un himenóptero disfrazado de hombre. -dijeron, y siguieron dando vueltas y vueltas y riéndose de mi con sus ojos saltones-
Va! no les hice caso y seguí volando junto a ellas. La verdad es que le estaba cogiendo gusto
a esto de volar.
En una ocasión recuerdo que leí un libro titulado "Vida después de la vida" y en él se explicaban casos, se supone que reales, de lo que habían sentido varias personas que les había ocurrido lo mismo que a mi ahora. Según el libro, ahora yo tendría que ver pasar delante de mis ojos y a toda hostia, toda mi vida. Lo bueno y lo malo. Y tendría que ver a familiares y amigos que murieron antes que yo.
- Ahivá!, que ilu!!...-dije para mi, porque la verdad me hubiera hecho ilusión-...pero no, ni pasó la vida a toda hostia, ni vi a los familiares ni ná. No paso nada.
Mientras volaba, seguía viéndome postrado en la cama, allí abajo, rodeado de enfermeras y el color de mi rostro era blanco como un azulejo de la Preysler. Atrás del todo y como la deje antes, Virginia la enfermera, seguía llorando mi perdida.
De pronto se abrió la puerta y entro un médico con un desfibrilador en la mano y diciendo:..
- !Aparten! !Aparten! Virginia! tranquila, no llores que yo te lo traigo de nuevo a este mundo en un santiamén.

Me quitó el camisón una enfermera arrancándome los botones. Puso el médico sobre mi pecho las dos planchas con los electrodos. Y me dió una descarga de 15.000 voltios que se me pusieron los pelos como palillos de dientes y mis testículos estaban echando humo.
- Ohhh!! me lo has quemado,...-dijo Virginia la enfermera, llevándose las manos a la cabeza-. No podrá hacerme el amor!
- Tranquila, se le pasara...-le dijo el médico-...aunque tendra un ligero sabor a barbacoa.
Mi otro yo, o sea, yo mismo, que estaba volando por la habitación junto a las moscas, caí al suelo metiéndome de nuevo dentro de mi. Abrí los ojos diciendo!...¿quien soy?, ¿donde estoy?, ¿de donde vengo y adonde voy?! ¿por qué tengo quemados los huevos?
- No te preocupes muchacho,..-me dijo un hombre de traje gris que andaba con un bastón y se metía tres pastillas en la boca-..Soy el Dr.House y te he metido 15.000 voltios entre pecho y espalda. Tendrás mas energía que Iberdrola. Y se fué cojeando y metiéndose mas pastillas
en la boca con el desfibrilador colgando del brazo.

Abrí los ojos y una luz cegadora hizo que los cerrara de nuevo. Los abri de nuevo despacio y entre la luz cegadora pude ver la silueta de una persona. Abrí de nuevo los ojos, esta vez mucho, y pude ver que era... !Era Mikel!!
- Pero Mikel!...que haces aquí?
- ¿Como que qué hago?, pues despertarte. Nos hemos quedado dormidos en la playa y se nos están quemando los huevos con tanto sol. No teníamos que haber bebido tanto Arkaitz.
- Ehhhh!! Ehhh!! y Virginia?? donde esta Virginia?? y el Dr.House??

- No se de que Virginia me hablas, pero olvídala, habrá sido un sueño. Después de la juerga nos quedamos dormidos en la playa. Además nos está mirando la gente. Vamos a darnos un chapuzón.
- Sí, vamos que lo necesito.

arkaitz

lunes, 15 de agosto de 2011

LA VISITA DEL PAPA








Me senté en el escritorio frotándome las manos como si las tuviera frías. Es un acto reflejo, como queriendo darme ánimos para escribir. Últimamente no estoy fino, ando con la mente en blanco.
Incorporándome un poco, meto algo más la silla hasta que me encuentro cómodo delante del ordenador. El monitor hoy me parece
algo más apagado de brillo que otros días y lo aumento con un botoncito que tiene para ello. Que curioso, nunca me había fijado en la cantidad de botoncitos que tiene este aparato. Tendré que leer el manual porque tanto botón tiene que servir para algo.
Miro al teclado como si fuera mi mayor enemigo. Él y yo no nos llevamos nada bien últimamente, no me ayuda nada, no me inspira.
Guardo un profundo silencio después de dar un gran suspiro mirando fijamente al editor de texto que tengo delante de mis ojos, en el monitor.
!Venga Arkaitz, que tu puedes. Animo!,..-me digo a mi mismo en un afán de darme ánimos-.
Han pasado treinta minutos y yo sigo ahí quieto, sin teclear una sola letra.
!Pero si han ocurrido un montón de cosas últimamente Arkaitz!. Si tienes argumentos como para escribir sobre mil acontecimientos,..¿Pero que te ocurre? -continúo preguntándome-
Quito la mirada del monitor y miro hacia la ventana. Por ella veo el color azul intenso que tiene
hoy el cielo de Zarautz. Que bonito.
-Ding! Dong!..-llamaron a la puerta-.
-!Ahí va! si hoy no esta Maria. Abriré yo.
-Hola, que deseas? -Era un chica joven. Guapísima, con un tipo estupendo y una minifalda que dejaba ver sus largas piernas. Me miraba fijamente con unos ojos grandes y claros y tenia en sus manos unos papeles-.
-¿Conoces a Dios? -me dijo así, de sopetón-.
-¿A Dios? Cojones, que cosas me preguntas y perdona por la expresión. Pues la verdad es que al más próximo a él que conozco es al párroco de la iglesia de Zarautz...-le contesté-.
-Mira chico!. -Me dijo la joven-,..Es que soy de las Juventudes Cristianas y pensamos juntarnos en el velódromo de Donosti para desde allí irnos unidos cantando la Salve hacia Madrid para ver al Papa. Antes pasaremos por la basílica de Arantzazu. ¿Quieres colaborar?
-Joder!..-me salió esa expresión sin querer-. Perdona, es que me has cogido de improviso. Pretendes que vaya hasta Madrid cantando no se que de una Salve para ver al Papa, ese señor pulcro y limpio que hace tanto por Somalia? ¿Y quieres que encima yo ponga dinero?
-Jeje, que malo eres,..-me dijo la joven minifaldera- ,..el Santo Pontífice no puede estar en todo, comprendelo.
-Pero si no tiene que estar en todo, -le dije- solo tiene que estar con los necesitados.
-Y lo está, y lo está. Está en sus oraciones. -me contestó-
-Estando en sus oraciones no se come, guapa. Pregúntaselo a los niños que mueren diariamente en África.
-Mira,..-le dije- una vez estuve en Italia, en Roma concretamente, y un amigo, muy meapilas él, me llevó a la Plaza de San Pedro y allí me tuvo escuchando al Papa dar saludos en cuarentaitantos idiomas distintos desde un balcón mientras unas palomas blanquísimas me cagaban encima. ¿Que quiero decir? Pues que se supone que el Papa rezaba por todos, entre ellos yo y las palomas no le hacían ni puto caso pues me cagaban. Lo mismo ocurre con la muerte, en África no le hace ni caso a sus oraciones. Al hambre se le combate con comida y eso significa dinero. Además que el Papa llevaba un anillo que con su valor podrían comer 12 tribus en Somalia y sin ir tan lejos aquí mismo. O sea, que cuando le veáis en Madrid se lo decís.
-¿Que hacías?
-¿Yo? en aquel momento? pues cabrearme.
-No, no, me refiero ahora, que qué hacías?
-Ah! pues estaba intentando escribir una entrada.
-¿Una entrada? ¿Que es eso?
-Pues son escritos para un blog. Una entrada o un post o un escrito, como tu prefieras llamarlo. Pero llevo una temporada muy espeso de mente y no se me ocurre nada. Ya sabes, el trabajo, los problemas... Pero pasa mujer, no estés ahí en la puerta.
-Gracias. Que Dios te lo pague, le rezare a Ratzinger por ti.
-Joder, no me hables así de raro que se me hace extraño que una chica tan minifaldera me hable de esa forma. Además que el Ratzinger se lo pague a los negritos de Somalia que lo necesitan más.

-Ding! Dong!

-Coño, otra vez la puerta. Quien será ahora.
Miré por la mirilla y vi a un hombre con una especie de túnica. Era un habito, Era un !curaaaaa!!
-!Es uno de los tuyos!..-le dije a la chica-
-Ohhh!! será el padre Rafael, que me estará buscando.
Abrí la puerta y aquel hombre con habito blanco, después de darme una especie de bendición me dijo:..
-A la paz de Dios. Es usted de las Juventudes Cristianas?
-Pero que manía os ha dado con las dichosas Juventudes. Te parece que yo soy de las Juventudes Cristianas con mis cuarenta y siete años que tengo?...pués no, no lo soy.
-Pués podía usted darnos cobijo aquí, en su casa. Solo son veintiséis jóvenes y yo. Con los sacos de dormir en el pasillo y en los balcones podemos entrar todos.
-!Y un huevo!!! aquí no entra nadie más. Además que no estoy de acuerdo con que se gaste tanto dinero por la visita de Ratzinger, que perteneció a las Juventudes Hitlerianas cuando era jovenzuelo.
-Va!..pelillos a la mar,.-dijo el cura- han pasado muchos años ya de eso.
-Demasiados,..-le dije-..Y ahora viene a un país laico el cual le va a obsequiar con los 29,8 millones de euros que cuesta su estancia. O sea que ya estáis cogiendo los sacos de dormir e iros a un convento que son ellos los que os tiene que atender.
Y se fueron.
Me senté de nuevo delante del ordenador con el animo de poder escribir algo. Alguna bonita entrada, pero mi cabeza estaba en otro sitio.
Estuve unos segundos en silencio frente al teclado pensando y de pronto me dije,..¿y porque no escribo algo sobre el viaje del Papa a España? y ahí empecé a teclear:.."El viaje del Papa a España nos va suponer la cantidad de tal y tal y tal....

arkaitz


Botones Twitter
Bitacoras.com
Copyright © - El Rincón de Arkaitz