"No existen más que dos reglas para escribir: Tener algo que decir y decirlo."
Oscar Wilde



sábado, 26 de febrero de 2011

MANO DE OBRA BARATA


En la fotografía que ilustra estas líneas, se puede ver como dos operarios sujetan a un compañero por sus tobillos y éste con medio cuerpo bajo la superficie instala un cableado que dará energía a un complejo de viviendas de lujo. Esto ocurre en la India. Un país lleno de contrastes, capaz de alzarse los picos del Himalaya entre inmensos desiertos. Kilométricas zonas áridas se funden con vergeles selváticos a orillas del Ganges. La India, un país donde se hablan 16 lenguas y 844 dialectos, y donde conviven con igual libertad hindúes, sijs, cristianos, judíos, budistas y musulmanes. Una población de 1.000 millones de habitantes, donde la mitad son analfabetos y donde un 20% ha reaccionado al filón de las nuevas tecnologías: se han convertido en los reyes del software y la programación mundial. Hoy, en Estados Unidos, el 12% de los científicos son indios y no hay empresa que se precie que no cuente con un representativo porcentaje. Como muestra: el 36% de los empleados de la NASA, el 34% de Microsoft y el 28% de IBM son indios. Pero volvamos al comienzo. Tres operarios, dos de ellos como soporte y uno haciendo las labores de máquina, instalan el cableado con sus propias manos sin ayuda de una miserable escabadora. Reciben oficialmente 2,5 euros al día, pero el contratista o "mafioso" que les consigue el empleo se queda con un cuarto de su salario. Trabajando siete días a la semana, ganan unos 57 euros al mes. La India es número uno en el desarrollo de las nuevas tecnologías pero son los pobres los que siguen poniendo la mano de obra.

arkaitz

martes, 15 de febrero de 2011

15, EL DIA SIGUIENTE A SAN VALENTIN






- Cielo, te gustó el ramo de flores ayer?
- Va!..olian bien.
- Pero como que va! Cariño, ayer fue San Valentin, el día del amor y no me dijiste nada. Se te debió de olvidar.
- Lo se, pero estoy viviendo un momento de gran confusión emocional.
- ¿Y?
- Que no se si te quiero o no.
- !Coño!! como puedes decir eso después de veinte años de casados?
- Pues no lo se, quizás sea eso, los años. Demasiados años.
- Pero cariño, no me digas eso ahora. No te dice nada el 14 de Febrero? No sientes un escalofrío de pasión al saber que es San Valentin?
- El único escalofrío actualmente es cuando te veo desnudo,..brrrr! que frío!
- No digas eso María Antonia, todavía tengo el cuerpo como un jovenzuelo. Pero mira! tu piensa en Cupido volando sobre nuestras cabezas con su arco. El olor de las flores. Los corazones rojos de pasión. ¿No te dice nada eso?
- Mira, cuando nos conocimos tu y yo, también conocí a Cupido.
- ¿Como que conociste a Cupido? que quieres decir? me estas volviendo loco.
- Si, era como un angelito todo guapo él. Estaba en lo alto del tejado con sus alas al viento. Su arco y sus flechas apuntando con gran precisión y su taparrabos ocultaba un gran paquete.
- Pero que dices mujer!! que dices del paquete!
- Ese Cupido poco a poco fue cambiando y ahora veo que su vuelo no es precisamente un Concorde.Cuando apunta con su arco hace blanco a cuatro metros de donde pensaba hacerlo y sinceramente el taparrabos le queda de pena. Además actualmente tiene menos que tapar.
- Pero cariño, que dices! Que sabrás tu lo que tiene que tapar. Cupido es como Eros. En la mitología romana era el Dios del amor, es un personaje que no se ve, no existe, solo se siente. Cupido es la atracción amorosa. Es esa chispa que hace que el amor fluya de nuestro interior.
- Y un jamón! Cupido es nuestro vecino campeón de tiro al arco y el día que tu te me declaraste, él estaba en el tejado intentando darte con una flecha para matarte. Estaba enamorado de mi.
- ¿Fernando? nuestro vecino Fernando?...pero será maricón!!
- Si si maricón, ni poco le gusta acostarse conmigo.
- Oye Maria Antonia que me estas poniendo nervioso. Pero ahora que lo recuerdo, aquel día declarándome sentí un ruido y vi como una estrella fugaz. Pensé que era la estrella del amor.
- Si, pues aquella estrella fugaz era la flecha que salió desviada y te paso rozando la
oreja.
- La madre que lo parió, casi me deja tieso de un flechazo. Y todos mis regalos y todos mis poemas? Recuerdo que siempre te dejaba en la almohada un papel con un poema escrito. Incluso ayer te deje uno que decía:.."Ni el chocolate me sabe dulce después de besarte".. lo recuerdas?
- Si, si lo recuerdo.
- Te gustó? ¿que hiciste?
- Pues cuando te fuiste vino el Cupido, o sea, Fernando y lo pasamos en grande.
- Pues ahora se va a enterar lo que vale un peine el cabrón del Cupido
- Mariano!...Mariano que haces, Estas abriendo ese armario que siempre lo cierras con llave. Pero Mariano!! la escopeta de cañones recortados no!! Marianoooo!! Nooooo!!
- !Pummmmmmm!!
- Y ahora me voy a por el Cupido de los cojones, ahora si que va a volar, pero sin alas
- !Cupido!!
- !Que!
- !!Pummmmmmmm!!

arkaitz



viernes, 11 de febrero de 2011

UN DIA EN LOS GRANDES ALMACENES



Iba apretando fuerte el acelerador por la A8 dirección a unos grandes almacenes. La buena de María estaba en la cama con algo de gripe y tenia yo que hacer la compra. Me dirigía hacia el monstruo del co
nsumismo cuyo nombre comienza por el del Dios del amor y termina por ki, Creo que está claro, no? Aparqué donde pude, me baje y cogí el primer carro que por allí se veía. Deprisa, como si alguien me persiguiera y arrastrando el carro a empujones entré en el gran supermercado. Una gran bocanada de aire caliente me pego como una pedrada en plena cara a modo de bienvenida haciendo que mis pómulos y orejas tomaran un color rojizo.
- Joder!..dije para mi,..que calor hace aquí, estaremos a treinta grados.¿cuanto gastaran en calefacción? esto es la hostia!!
Repuesto de la impresión del aire caliente y sorteando a todo aquel que me precedía puse rumbo a la gran nave donde estaba la mercancía. En aquel momento me sentía un Fernando Alonso compitiendo en Mónaco a punto de hacer la vuelta más rápida del circuito. Mi carro en aquel momento era un Ferrari F150,..pero algo destrozó mi sueño que hizo que aminorase la marcha. Un molesto ruido salía de mi vehículo, bueno! de mi carro.
- !Mierda!!,.había cogido el clásico carro que nadie quiere y que tiene una rueda torcida. La mire, la toqué, le pegué una ligera patada,...y nada, aquella rueda seguía torcida. Seguí con aquel carro, no había otro remedio. Lo que hasta entonces no me había molestado ni me había dado cuenta, ahora no podía dejar de escuchar, era un !tacatok! !tacatok! !tacatok! continuo. Ya no era ni Fernando Alonso ni nada, era uno mas entre todos aquellos que miraban una y otra vez los artículos de los expositores de comida.
Saqué una lista que María había preparado.
- !La madre que la parió!..dije ante mi asombro,..¿Todo esto comemos en casa? si esta lista parece un rollo de papel higiénico!
No sabia por donde comenzar. Miré hacia arriba y de unos cables colgaban carteles anunciadores de las ofertas del día. En uno de ellos se podía leer: "Señora! si su marido no tiene huevos, compre aquí una gallina ponedora; los tendrá por docenas" o este.."Señora, compre un buen besugo, con el que tiene en su casa serán dos" o "Caballero, si quiere carne, pero carne carne!..mmmmmmmm! compre un chuleton. Que carne,..mmmmm!"
Después de recorrer todos los pasillos al ritmo de !tacatok! !tacatok! !tacatok!, y estar medio muerto, el carro estaba lleno y ligeramente ladeado por la rueda torcida. Había tenido que ir haciendo esfuerzos para que no se me fuera para la derecha y volcara. Como pude llegue hasta la caja donde una señorita uniformada pasaba y pasaba las tarjetas visa por la ranura. Esperé en la cola unos veinte minutos hasta que por fin me encontré delante de la joven cobradora.
- Señor!..esta es la caja rápida, máximo seis artículos!
- Me cagüen la leche!! pero si yo tengo el carro hasta arriba, ¿como no me han avisado?
- Circule señor, esta estorbando. Vaya a la caja de aquí al lado, la número doce.
!Tacatok! tacatok! tacatok!, me marche de allí con el carro ladeado y la rueda retorcida.
- A ver señorita, que su compañera me ha echado de la caja rápida, por favor, cóbreme. Por cierto, haber si los ponen carros nuevos, cuando quiera hacer músculos ya iré al gimnasio!
- Señor, tiene usted puntos?
- Creo que los únicos puntos que tengo están en la cabeza, de un golpe que me di de pequeño.
- Puntos acumulativos señor.
- No, no tengo nada de eso.
- Y tarjeta de la casa?
- No, tengo varias, pero de aquí no tengo.
- Pues se pierde un 0,0025 de descuento.
- Ohh, que gran cantidad. No, no me importa.
- ¿Y visa?
- No. Tengo una del First American National Bank
- Uissssss!..con esa le cobraran en aquella otra caja, la número catorce.
- Joder!!..!tacatok! tacatok! tacatok!..otra vez con el carro cojo por ahí
- A ver señorita, que se me esta descongelando lo congelado del carro. ¿Me cobra?
- Bufff!! no se, no se, con esta tarjeta tan rara, no se yo que hacer. ¿No tiene otra?...
- Pues,.a ver!.. Si, aquí tengo otra del American Premier Trust de Estados Unidos.
- Jesús!! que raro es usted. No tiene una normal?
- No.
- Esta bien,..son 205 euros del ala!
- Pues cobreme deprisa que tengo un charco terrible de agua debajo del carro. Se esta descongelando todo. Y es que llevo aquí mas de tres horas señorita!.
- Oh! que ordinario es usted. Lo que hay que aguantar. Que clientela por dios!
Y me fui.. !tacatok! !tacatok! !tacatok!..con mi carro cargado, goteando y la rueda rota. Como si fuera el F150 de Fernando Alonso. Cargue todo en el maletero y me marché.
Por el camino le llamé a María.
- Maríaaa!..ya he comprado todo eh!!..¿Que? que como me ha ido?..bien bien, sin problemas. Ahora por el camino te compro Paracetamol para la gripe, vale?..yo también tomare un sobre.

Agur, orain arte!

arkaitz



Botones Twitter
Bitacoras.com
Copyright © - El Rincón de Arkaitz