"No existen más que dos reglas para escribir: Tener algo que decir y decirlo."
Oscar Wilde



lunes, 8 de noviembre de 2010

La chica tras el cristal

Bajaba por la calle Zelai Txiki. Calle con el pavimento brillante por la humedad de la temprana hora que era. Me dirigía al comercio donde trabaja ella. Ella es una joven preciosa de la cual me enamore un buen día comprando una camisa.
Me estaba organizado un lío tremendo entre calles y no encontraba la dichosa tienda, pero al final...
- Ahí estaba el comercio, lo encontré por fin!...dije en voz baja.

Me puse las gafas de sol, me acerque al escaparate y con gran disimulo miré hacia su interior por si la podía ver. El día se avecinaba soleado y los rayos impedían que pudiera ver bien el interior del comercio. Acerque tanto la cara al cristal que mi apéndice nasal quedo pegado al cristal tomando forma de nariz de boxeador.

De pronto se abrió de golpe la cortina del fondo del escaparate y la cabecita de ella apareció quedándose mirándome fijamente. Tal como estaba yo, con la nariz aplastada sobre el cristal debía ser todo un espectáculo. Me separe rápidamente dejando parte del cristal empañado por mi respiración.

Vi como ella movía la boca como un pez en su pecera. Me decía algo pero yo no la oia ni le entendía nada.

- !Que dices!!... le dije casi gritando.

Solo le veía mover la boca como un besugo bajo las aguas, pero no le podía escuchar.
Eso si, la cara que asomaba por aquella cortina, -como si de un improvisado teatro guiñol se tratara-, era angelical. Su cara de un color sonrosado, como el de una muñeca pepona ó el culito de un cerdito, me miraba y hacia gestos y gestos sin entenderle nada.
Su boquita, que la abría y cerraba queriendo decirme algo, para mi era una incógnita, no conseguía descifrar nada.
La gente que pasaba se fue arremolinado a mi alrededor. Primero fue una señora mayor. Luego una chica joven, estudiante quizás por sus libros bajo el brazo. Más tarde un señor con bigotes que me dijo era jubilado y que yo debía romper el cristal del escaparate si tan enamorado estaba . Así se congregaron hasta catorce personas todas alrededor de mi en el escaparate mirando hacia dentro y dandome consejos.

- Creo que la señorita le esta diciendo que le quiere. Que le ama. Dijo la señora que seguro habría visto muchas telenovelas.
- Que imaginación tiene usted señora, -le dije-, igual me esta llamando idiota y usted no se entera
- No, porque la forma de poner la boca es que le ama, estoy segura de ello. Continuo diciendo.

La verdad es que desde que un día entre en este comercio y me compre una camisa, necesito volver a verla casi diariamente. Es como una obsesión.

- Oye chico, no me tengas con la cabeza asomando por la cortina del escaparate, entra de una vez... Me dijo ella, la bella dependienta abriéndome la puerta.- Si, claro, perdona, ahora entro, cuando me abra paso entre tanta gente. Solo miraba para ver si estabas, comprendes?
- Lo comprendo. Hola, como estas? otra vez por aquí?.. me dijo.
- Si si, la camisa del otro día era fantástica, pero la lavadora la destrozo, tuve yo la
culpa.

Todo era mentira, la camisa estaba estupendamente, solo era que yo quería verla de nuevo.

- Pues bueno, tu me dirás, ¿quieres otra camisa?
- Si, una camisa y un pantalón
- Mira, tengo este pantalón italiano que con esta cremallera se separa la pernera.
- ¿Como dices? la ternera?
- Ternera no, pernera
- Jesús, nunca había oído eso de pernera,
por un momento pensé que me vendías carne.
- Jaja..que gracioso eres. Pasa al probador y mira como te queda el pantalón.

Los probadores actualmente son algo que no me gustan. Son pequeños y muy estrechos, y me producen una sensación claustrofóbica. Mis hombros casi pegan en los laterales y si tengo que sacarme una manga de la camisa en ocasiones se me queda el brazo medio enganchado y torcido, o sea que no te digo nada para probarme los pantalones. Además las cortinas que ponen para guardar tu intimidad no cierran nada, se ve todo.

- Ku! ku!, como va eso!! ¿te sienta bien el pantalón?
- Ehhh! Ahh! que susto me has dado!!. Perdona, que no he comenzado todavía, es que no se cierra bien esta cortina de los huevos!.
- Ja ja ja!..que no se te va ver nada hombre, no seas vergonzoso!!
- Estoy seguro que desde fuera se me vera todo el culo, pero si tu me lo dices, te creo. Además que la tienda se llama H&M, pero el único hombre soy yo.

Por la ranura de la cortina veía que en la puerta todavía estaban todos los de antes fisgando, más algún añadido. Ahora serian unas veintitantas personas, y también pude ver como se acercaban varios ertzainas. Uno de ellos deslizo de golpe y con fuerza la cortina del probador cuando yo estaba en bolas y poniéndose con los brazos en jarra me dijo:...

-!Que te pasa a ti! Nos quieres tocar los cojones eh!! O sea que organizando manifestaciones públicas, ¿no?, pues se te va caer el pelo!
- No, no señor agente, estaba mirando por el escaparate a la dependienta cuando todas estas personas me han rodeado.

- Mira, te vienes con nosotros por abertzale agitador de masas, por voayer y por ir en pelotas como lo estas ahora delante de la autoridad.
- Pero agente, si me estaba probando un pantalón con pernera de cremallera!!
- Ni pernera ni hostias, tu te vienes por abertzale agitador!
- Joder! quien me mandará venir a ver a ninguna dependienta.
- Venga! andando andando...
- Voy voy...sin empujar...eh!..

- Adios, mmmm, Oye, que no se tu nombre!...
- Edurne, me llamo Edurne, ya te llevare el pantalón al trullo.
- Joder, que positiva eres, que ánimos!..
- Agur


arkaitz

-VOTAR-
Bitacoras.com




10 comentarios:

  1. Es que ese Ertzaina desconoce que el amor también convoca a las masas.Besos

    ResponderEliminar
  2. Hola Dayana, gracias por estar. Tienes razón, ese ertzaina no sabe que el amor es capaz de revolucionar más que las manifas contra el paro. Soy un incomprendido, ni comprándome pantalones por amor me dejan tranquilo. ¿No es normal eso, verdad? ;)
    Dayana, continuas con ese blog que tanta paz me proporciona.
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  3. Ja,ja,ja muy gracioso el final.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  4. Hola Jose Jaime, me alegro que te guste y te haga sonreír. La verdad es que al final lo pasa canutas,.. :)

    Abrazos Jose Jaime y gracias

    ResponderEliminar
  5. ¡Y mira que parecía que iba a acabar con un "quickie" imposible en el probador y se te llevan por abertzale!
    Que por cierto yo he estado en ese H&M si es el del centro. Hará de esto poco más de un año.

    Estupendo como siempre, Ark

    ResponderEliminar
  6. Holaa Dry! se agradece tu visita.
    Pues la verdad es que nada más ver el cuchitrin de probador, deseche la idea del quickie. Aunque pensándolo luego,..casi lo agradecí. Te imaginas al ertzaina corriendo la cortina y nosotros allí dale que dale? Terrible!
    La foto de H&M no pertenece ni a Zarautz, ni a Sanse, es una de Google y posiblemente sea la que tu dices, alguna de Madrid. Si vas en otra ocasión, mira en los probadores que igual estoy por ahí.. ;)

    Abrazos Dry, y gracias!

    ResponderEliminar
  7. jeje ocurrente muy ocurrente jeje un saludo!!

    ResponderEliminar
  8. Hola Lino!
    Me alegro que te haya gustado. Si te he hecho sonreír, aunque solo sea un poco, me doy por satisfecho.
    Abrazos Lino,...y gracias.

    ResponderEliminar
  9. Ains chico wapo, creo que deberías alejarte de las féminas, solo saben causarte problemas.....
    No sería mujer también el ertzaina que abrió la cortina del probador???
    Porque puede tener más morbo aún el calabozo que el probador.
    Besitos guapo... Espero verte pronto.

    ResponderEliminar
  10. Hola Ana, un poco tarde pero ya estoy aquí.
    Si, la verdad es que no me dais más que problemas, :) y el ertzaina que abrió el probador era un tío, de haber sido chica no la hubiera dejado salir del probador..jeje
    Besitos isleña,..gracias!!

    ResponderEliminar


Botones Twitter
Bitacoras.com
Copyright © - El Rincón de Arkaitz