"No existen más que dos reglas para escribir: Tener algo que decir y decirlo."
Oscar Wilde



martes, 24 de agosto de 2010

En la montaña te acuerdas de las mujeres





Hay que reconocer que el hombre necesita de la mujer como el aire que respira. Es algo que nos negamos a reconocer, pero que con la aus
encia de ella, ese machote de pelo en pecho que es el hombre, se convierte en un pajarillo cojo, sin alas y con el pico roto que le impide comer y que solo tiene visión por un ojo porque está como tuerto.

Reconozcamoslo que por muchas sociedades gastronómicas donde no puedan entrar las féminas porque lo dicen nuestros estatutos. En esa partida de mus con los de la cuadrilla, donde solo se permiten hombres. Ese partido de fútbol dominical rodeados de los amigos de siempre y el posterior poteo por los distintos bares cantando las canciones de siempre, llega un momento que nuestro pensamiento está en ellas, está con la mujer, y decimos:..¿Que nos habrá preparado hoy para cenar? Hummm! que haríamos sin ellas.

- Donde has estado Mariano? llevo esperándote toda la tarde.
- Pues ya sabes, en el fútbol con la cuadrilla.
- Eres terrible, sabes que te estaba esperando!
- No te enfades pichurri, mira! te he traído un regalito.
- Un regalito,..¿que es?
- Mira!..es la entrada del partido, está rota por una esquina porque el portero la ha roto, pero tiene mucho valor.
- ¿Valor?
- Si, date cuenta que hemos ganado al Madrid y se puede enmarcar.
- Vete a hacer puñetas tontolaba!
- Jesús,..que carácter tienes!

Estos últimos veintitantos días que hemos estado en plena montaña pirenaica en plan vacacional algunos de la cuadrilla, todos hombres, nos hemos dado cuenta de que sin la mujer no podemos vivir.

Los primeros días parecía que todo funcionaba bien, había un cierto orden bajo unas directrices rígidas. A los pocos días era un orden desordenado sin ninguna directriz y al final era todo una guarrada completamente desordenada de mucho cuidado y las directrices se habían ido a tomar por el saco
Mi taza de café apareció un día con un calcetín maloliente dentro. Juantxo, el que cocinaba, limpiaba la sartén con hojas de haya o algo parecido, las cuales estaban llenas de gusanillos silvestres. Uno de los días quiso imitar al cocinero Andoni Aduriz del restaurante Mugaritz que acostumbra a utilizar distintos tipos de flores para cocinar y echo unas flores que encontró por ahí, la diarrea que nos produjo fue terrible, estuvimos durante dos días metidos cada uno en una trinchera construida para tal efecto. Terrible.

La hora del desayuno era una hora estratégica, era cuando afloraba los pensamientos familiares. Teníamos un sol precioso, formidable, con un cielo azul intenso, rodeados de picos de roca que nos lo ofrecía la madre naturaleza, pero nuestra mente, viendo la porquería de desayuno que teníamos delante, no hacía mas que acordarse de nuestra casa.

- Si estuviera aquí mi mujer Nerea me habría hecho unas pastas,...decía Iñaki, haciendo con ello que nuestra moral se viniera abajo un poco mas.
Yo fijándome detenidamente en unos palitos caídos en el suelo dije:..
- Pues si estaría aquí Maria me haría unos churros calentitos con chocolate, como los fines de semana,..hummm! Lo que es el hambre, todo palo que veía me parecía un churro caliente.
- Callaros cojones!...dijo Julen mientras chupaba un palo de árbol como si fuera un trozo de jamón.
- No habléis de comida porque ya es el tercer palo que me como.

Si eso pasaba en los desayunos no quiero imaginar lo que podía ocurrir en las comidas desde que se nos termino todas las latas de alubias, lentejas, etc. Ahora disponíamos de unos pocos panes de molde y algo de charcutería, o sea que recogimos los bártulos y emprendimos la bajada.
Mientras bajábamos juramos hacer socias de honor a todas las mujeres que nos cuidan como reyes.

Besitos a madres, casi madres, novias, amigas, etc...


arkaitz


-VOTAR-


Bitacoras.com

8 comentarios:

  1. ... sin vosotros el mundo me pareceria sumamente aburrido. Supongo que huelga decir todo eso de, no somos enemigos sino que nos complementamos etc. etc.. A mi siempre me ha gustado la simplicidad con que el hombre resuelve cualquier planteamiénto que se le ponga por delante; a diferencia de las mujeres que tenemos tendencia a subirnos por las ramas... No sé si somos más organizadas que vosotros, simplemente tenemos otro orden; algo más complicado que el vuestro. Nosotras le damos importancia a detalles que a vosotros os resbalan, seguramente porque ya estamos nosotras para pensar en ellos...Sin duda un tema que nos llevaría horas y horas si nos los tomamos en serio. Ah!! y me alegra verte por aqui de nuevo. Saludos y un beso.

    ResponderEliminar
  2. Leo el título y pienso... HA PENSADO EN MI!!!!!! Pero no, lo que añorabas son esos churros tan ricos que nos prepara María todos los sabados (y por cierto.... hace siglos que no invitas). Esta bien que tengas un refugio en el que no esten permitidas las mujeres, pero.... como has podido aguantar tú tanto tiempo sin ninguna chica guapa??????? Pensé que era imposible.
    Me alegra tenerte de vuelta, espero verte pronto.
    Besotes

    ResponderEliminar
  3. Hola BlueLady, tienes mucha razón. No se lo que nos ocurre a los hombres en estado primitivo a 2000m de altura, pero alimentos que llevamos para quince o veinte días nos duraron tres. Alguno se puso las botas o habia un tigre de Malasia por alli...jeje!
    En casa cuando me prepara el desayuno Maria, la señora que cuida del apartamento, y porque no decirlo, de mi, emplea un plato y una taza y cuando lo preparo yo utilizo seis platos y tres tazas con sus siete cucharillas. Algo falla. Creo que nos habéis acostumbrado muy mal desde peques,..no lo crees? En fín!..como tu bien dices es un tema muy largo para charlar...
    Te agradezco mucho tu visita y comentario.
    Oye!..sigues haciendo unas recetas estupendas eh!..mmmm!!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Cata, guapetona, como no acordarme de ti por favor. Estando allí arriba pensaba,...que estará haciendo mi chica de las islas? ahora igual me invitaba a una empanada mallorquina!.no, no, perdona,..pensaba,..ahora estará en la playa en bikini tomando el sol!
    Oye!.te prometo que este fin de semana llevare churros calentitos.
    Y en la sociedad, aunque no dejan entrar a mujeres, para ti pondré una alfombra roja y se romperán los estatutos.
    Besoss!!

    ResponderEliminar
  5. Arkaitz, chico guapo, a esa empanada te invito el primer día que pises la isla. Y si me avisas un poquito antes... hasta la hago yo.
    No se me dan del todo mal.
    Te invito a empanada, ensaimada, frito, sopas, y a todo lo que tú quieras. Besotes

    ResponderEliminar
  6. Jjjaja.. no me digas que no te llevaste a la montaña un buen bocata de tortilla de patatas con pimientos?.. uff.. que vaguitos.. jjeje

    Besotes de bellos sueños en casa no en la montaña..

    ResponderEliminar
  7. Jaja!..querida Ana, mi intención era decir ensaimada, que me puse las botas de comerlas cuando fui por tu tierra, pero me salió empanada..jajaja..yo si que tengo una empanada como una catedral, por dios!
    Oye!, que te cojo la palabra y no te libras de invitarme a todo lo que me dices eh!
    Se agradece Cata.
    Besitos zarauztarras para la chica isleña

    ResponderEliminar
  8. Nooo!..Balo, no llevamos, solo unos bocatas de chorizo para el primer día, luego todo para hacerlo allí, donde nos pillara. Al principio bien, pero luego ya en las sartenes hacían competiciones de natación los gusanillos y moscas, cogieron mucha confianza los jodidos. Muy simpáticos ellos.
    Besos Balo!

    ResponderEliminar


Botones Twitter
Bitacoras.com
Copyright © - El Rincón de Arkaitz