"No existen más que dos reglas para escribir: Tener algo que decir y decirlo."
Oscar Wilde



lunes, 5 de julio de 2010

Un Domingo de Regatas


El silencio es total. Los trece remeros más el patrón guardamos silencio. Solo se oye el ruido del mar y la respiración de tus compañeros. A lo lejos, pero muy a lo lejos, se escuchan los gritos y cánticos de los aficionados. Te escupes en las manos y sujetas el remo con fuerza. Lo sueltas y lo vuelves a agarrar intentando coger la mejor postura. Intentas relajarte pero la tensión es total. Te colocas bien la visera por décima vez. Te encuentras nervioso, con ganas de que el juez que esta en una embarcación baje la bandera que la tiene en alto para dar la salida. Son segundos los cuales parece no pasar nunca. Intentas abstraerte de todo, solo tus ojos miran hacia arriba buscando la cara del patrón para ver cualquier señal en su rostro. Falta muy poco para la salida. Henos quedado en hacerla muy rápida, lo mas rápida que podamos, es lo que nosotros llamamos la arrancada, que suele ser de una duración aproximada a 50 segundos remando a un ritmo muy alto.

De pronto oyes el grito del patrón diciéndonos..!!Vaaaa!!!. Das con fuerza la primera palada. Suele ser rápida, corta y potente. Cuesta coger el ritmo deseado, pero solo son un par de segundos, enseguida te ves empalando bien el remo. El patrón te va marcando el ritmo con gritos en euskera,..bat, bi, bat, bi...

Sin darte cuenta han pasado los 50 segundos de arrancada y el patrón te lo indica para ir cambiando de remada y bajar a lo que llamamos palada de estabilización. (Luego, mas tarde, ya en el puerto nos dirán que hicimos los 50 segundos a unos 48 paladas por minuto.)
Esperas ese momento para coger el ritmo que te mandan. Ahora es el momento de recuperarte un poco, de coger aire. Las paladas son más largas, potentes pero largas, y mas tranquilas. Las sienes dejan de palpitar. El corazón se tranquiliza un poco, bajan las palpitaciones, intentas recuperarte un poco.

El tiempo pasa rápido y lento, son sensaciones extrañas, pierdes la relación tiempo/espacio/distancia. Hay tramos que se hacen eternos y otros son muy rápidos. Vamos en dirección contraria a las olas. Cada vez cuesta mas mover la embarcación. Ésta baila mucho, salta sobre las olas, estamos en alta mar, hemos salido de la bahía. Los constantes gritos del patrón se mezclan con el sonido de las respiraciones. También con algunos juramentos. Con el roce del remo sobre el tolete. Con el chapoteo del agua producido por los remos...

Enseguida te encuentras en la ciaboga. El patrón marca atención con fuertes gritos. El proel deja por un momento su labor de un remero mas y toma protagonismo, es el que tiene que meter el remo por proa y hacer palanca para, junto con el patrón, girar la embarcación. Las traineras disponen de una quilla o fondo un poco más redondo, lo que hace que el giro seas mas rápido. Notas el roce de la baliza contra la embarcación, casi esta tumbada la baliza por el empuje de la trainera. El giro sale bien, la ciaboga esta dada. Hemos completado la mitad de la distancia, 1,5 millas marinas (2.778m). Ahora remamos a favor de las olas y eso se notará.

Si el patrón es bueno, que lo es, intenta llevar la embarcación por corrientes favorables y por zonas de olas no rotas. Con ellas empujando por popa, se cogen las llamadas txampas que entre nuestra remada y ellas, avanzamos mucho en poco tiempo. Las fuerzas a estas alturas de la regata están muy mermadas. Seguimos con paladas largas y fuertes. La boca se seca y te cuesta tragar la poca saliva que segrega.

Las balizas de meta están visibles ya. El patrón nos pide un esfuerzo extra, o sea, una txampa final, hay que dar lo poco que nos queda. Ahora estamos en plena bahía, la cual parece una piscina. No hay ninguna ola.

De nuevo las sienes te palpitan, el corazón te late al máximo, la respiración se hace mas difícil, no encuentras el aire que necesitas.
Atraviesas la línea de meta y te dejas caer encima del primer compañero que tienes al lado, el hace lo mismo. Alguno al intentar mojarse cae al agua. Te das cuenta que estas casi en la orilla de la playa, hay bañistas alrededor, la marea esta bajísima y las balizas estaban fondeadas casi en la orilla.

Cuando nos recuperemos un poco, cogeremos nuestros remos y pondremos rumbo al puerto, una buena ducha nos pondra como nuevos.

Se me olvidaba decir que entramos los segundos.

arkaitz


-VOTAR-

7 comentarios:

  1. leyendo este relato, me he ido divagando a una tarde en el puerto de santurtxi ainssssssssss...
    ya te vale...
    enhorabuena por ese segundo premio, seguro que no quedasteis los primeros por el bañador que llevabas canxissss
    muxuss....

    ResponderEliminar
  2. nu!!...casi no te conocía con ese nick, por dios, que cosas mas raras haces.
    Siento si he hecho aflorar alguna lágrima en tu mejilla!..ohhh! que sentimentaloide, pero es normal acordándote de tu botxo. Y que conste que no era este bañador,..pobre, donde estará aquel culot, que buen resultado me dio.
    Oye!..te contesto pero no porque haya visto tu comentario por la vía normal eh!..sino clicando en "Enlaces de entrada"..ahí he localizado tu comentario. Grasiassss!!!
    Muxusss!!

    ResponderEliminar
  3. Felicidades!! los premios siempre son un estimulo. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias BlueLady, es la recompensa a un esfuerzo, pero solo fuimos segundos.. ;(
    Aunque este post ha sido un recordar Lady, yo era mas joven, ahora regateo con los veteranos.. :(
    Un beso, y graciasss!!!

    ResponderEliminar
  5. Felicidades mi niño por ese segundo premio. Que orgullosos y llenos de vida nos sentimos cuando nos dan un premio ¿verdad arkaitz?. Es un estímulo importante para seguir adelante y como le comentaste a BlueLady: la recompensa a un esfuerzo.
    Perdona que te felicite tan tarde mi niño, pero fue hoy rebuscando por tu blog, que me encontré con este post. Como dice el refrán: "Más vale tarde que nunca".
    Besitos.

    ResponderEliminar
  6. Chari!..guapisima!!..tu eres la que me tienes que perdonar por no contestarte cuando debia. Fíjate después de cuantos dias te contesto, perdonameee!!
    Bueno, de todas formas gracias por tu felicitación. Es verdad que fue todo un esfuerzo y aunque segundos, gusta, siempre gusta los premios!
    Besoss y perdonaa!

    ResponderEliminar
  7. Las reglas son tres: tener algo que decir, decirlo lo más brevemente posible, y callarse a tiempo :)

    ResponderEliminar


Botones Twitter
Bitacoras.com
Copyright © - El Rincón de Arkaitz