"No existen más que dos reglas para escribir: Tener algo que decir y decirlo."
Oscar Wilde



martes, 1 de junio de 2010

La Tormenta



He visto la luz del faro. Se ha encendido antes de tiempo. Las estrellas se han cubierto y llueve, el viento sopla muy fuerte. La tormenta ha hecho que oscurezca muy rápido. La mar se ha enfadado y las olas son muy grandes, todo ha ocurrido muy deprisa.
Cuando una ola me envuelve, recibo de ella un golpe como si fuera una bofetada. Nado hacia la orilla sin ver la arena, pues hoy el anochecer es mas oscuro que nunca, y oigo el ruido de las olas aquí y allá en la oscuridad cuando rompen con estrépito. Nunca hasta ahora las había oído reventar de forma parecida estando yo en ella. Tengo miedo que una de ellas me hunda. Basta que me rompa encima con esa fuerza y con lo cansado que ya estoy no volvería a ver la playa, me ahogaría. Noto como una ola me eleva y me da vueltas y vueltas sin saber yo donde esta la superficie, he perdido el sentido de la orientación. Al salir y poder respirar, cojo con ansias todo en aire que puedo llenando mis pulmones y veo con ilusión, iluminada por las viejas farolas, la orilla de la playa. Esa gran ola me ha arrastrado unos veinte metros sin más esfuerzo por mi parte que mantener la respiración. He tenido suerte. Creo que me he alejado demasiado hoy y con la mala mar que hace, lo que he hecho es de locos.

Me tumbo en la orilla cansado, respirando muy rápido, como queriendo llenar mis pulmones de aire cuanto antes. El corazón me late con fuerza, toda mi sangre esta circulando por mi cuerpo como si de una gran autovía se tratara. El silencio, solo roto por el ruido de las olas, hace que oiga mis propios latidos, mi corazón esta a tope. Noto las palpitaciones en las sienes.

Miro hacia arriba, el cielo está negro, es un gran lienzo negro donde resalta la blancura de una gaviota con su majestuoso vuelo mirándome desde las alturas, espiándome, siguiendome con su mirada, mirando mis movimientos, imagino que pensará que estoy muerto o dormido y por supuesto mirando si llevo comida.

Me incorporo sentándome en la arena. No solo estaba esa gaviota, había más. Las gaviotas habían aparecido con sus planeos de ave conquistadora e indiferente. Varias de ellas vuelan rápidas abriendo sus caminos entre el viento. Resbalan entre las manchas grises y oscuras de las nubes y desaparecen a veces durante tiempo y tiempo tragados por los senos de las olas.
Son muy fuertes. Con las alas grisáceas vuelan muy excitadas por la tormenta y son llevadas por las rachas del viento. Son las gaviotas de las tormentas.

Sin casi querer yo, mi cuerpo se tumba de nuevo en la mojada arena mirando hacia las oscuras nubes, la lluvia me golpea en la cara, es como una caricia, la caricia de la lluvia, y me siento libre, totalmente libre y grito, grito fuerte acompañando a las gaviotas en sus cantos, y cierro los ojos y pienso, pienso... Estoy desnudo, mojado y sin embargo lo tengo todo, todo,...soy feliz.

arkaitz


-VOTAR-

10 comentarios:

  1. arkaitz...

    Que hermoso relato dejas querido amigo, mi más sincera enhorabuena. Nos enfrascamos en ser felices por otras vías, pero la que describes tan genialmente es la mejor...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Sencillamente..... GENIAL!!! Te superaste ñoño, muxusssssssssss

    ResponderEliminar
  3. Querido amigo, gracias por tu felicitación. Como tu bien dices con mucho menos de lo buscamos en esta vida se puede ser feliz.
    Un abrazo y de nuevo gracias

    ResponderEliminar
  4. Neith!!..guapetona!..gracias, muchas gracias y más viniendo de ti que eres sumamente exigente..:p
    De verdad que te agradezco mucho.
    Muxuss lau!!

    ResponderEliminar
  5. Felicidades... otro capitulo para cuando??
    Besos...feliz dia!!

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias May. ¿Sabes lo que ocurre? que las musas están en un plan vagoncio y cada dia cuesta más inspirarse. Ainssss, cuanta paciencia!!
    Besos May, es un placer que estes por aqui.
    Muxusss lau!!

    ResponderEliminar
  7. Desde luego parece un sketch de "El naufrago".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Jesús Lakacerola,..no se como interpretar tu opinión, la verdad!
    ..no se si te refieres a la película "el naufrago" o al libro de García Márquez también "el naufrago" o algo similar. Pero no Laka no, mi corto relato solo trata del chapuzón de un servidor en las aguas de mi Zarautz en un día lluvioso, exagerado por mi para darle un toque más de emoción, emoción que siento cada vez que escribo cualquier relato. Simplemente es eso.
    Besos a diestro y siniestro

    ResponderEliminar
  9. Excelente relato.
    Muy bien escrito, muy bueno!
    Felicitaciones.
    Bife.

    ResponderEliminar
  10. Muchísimas gracias Bife, son palabras que animan a uno para seguir escribiendo.
    Eskerri kasco
    Saludos para ti y Argentina

    ResponderEliminar


Botones Twitter
Bitacoras.com
Copyright © - El Rincón de Arkaitz