"No existen más que dos reglas para escribir: Tener algo que decir y decirlo."
Oscar Wilde



miércoles, 3 de marzo de 2010

La ciclogénesis explosiva, la chimenea y la vecina maciza

Esa dichosa chimenea que esta en el tejado, justo enfrente de la ventana de la maciza vecina del segundo no se ha movido ni un solo milímetro con la ciclogénesis explosiva de los huevos. Tanto escuchar a los entendidos que si la ciclogénesis venia a toda leche hacia nosotros, tenia la esperanza de que esa jodida chimenea se cayera o se desplazara un poco para dejarme ver a esa vecina tan buenorra que vive enfrente. Pero ni por esas. Ese ciclón ha sido como un pedo en el desierto, no nos hemos enterado de nada. Es más!..ese día hizo un tiempo estupendo. A la tarde-noche hizo acto de presencia una majestuosa luna casi llena, que iluminaba las calles mas que los propios faroles. La temperatura era de diecinueve grados a las nueve de la noche, o sea, que como si estuviéramos en el Caribe.
La vecina debería de estar, -con la imaginación que me caracteriza-, ahora mismo desnuda y con la luz dada, pues se veía un cierto resplandor alrededor de la chimenea y su silueta reflejada en una pared de la fachada.
Un vecino amigo mío que tiene su apartamento en el portal de al lado y que tambien vive a mi altura y no le estorba la chimenea de los huevos, me decía por el móvil que la vecina maciza había llegado a casa y se había puesto cómoda con un picardías color negro difunto. Y yo allí oyéndole decir eso por el móvil solo pudíendo ver la chimenea. Y mira si esta vieja esa jodida chimenea. Agrietada por los cuatro costados, casi con un soplido se la podría tirar,..pero no!..la ciclogénesis explosiva ni llegaba ni explotaba. Mientras, yo escuchaba por la radio que el gabinete de crisis estaba reunido para tomar decisiones drásticas. Aqui, cortaron los autobuses, las líneas férreas. Mandaron cerrar los grandes almacenes y los bares de la ciudad para que la gente se fuera para sus casas, pero el tiempo seguía siendo veraniego en pleno invierno. Tocate los huevos!!

El vecino me seguía informando sobre la vecina maciza y buenorra, y me contaba que seguía con su picardías negro difunto y ahora tambien un tanga, unas medias y unos ligueros del mismo color, y yo allí perdiéndomelo y viendo la chimenea.
Eran las 00:30 cuando me acosté. Pensaba que durante la noche podían cambiar las isobaras y quizás con suerte llegaría una ráfaga de 220 kh que mandara la chimenea a tomar por el saco,..pero no. Cuando me desperté y me levante, el cielo tenia un color azul intenso, como en pleno verano, la temperatura era excelente y la jodida chimenea estaba en pie, erguida, como desafiante.
Esa ciclogénesis explosiva era mi última oportunidad de ver caer la chimenea y así tener el campo de visión como un gran angular. Poder ver con mis ojos a la vecina maciza sin que me lo explique el vecino del móvil. Pero como ya os he dicho antes, el ciclón fue como un pedin de niño pequeño. La chimenea ni se entero. Será mi destino continuar viendo esa vieja y orgullosa chimenea, sabiendo que detrás de ella esta la invisible, la inalcanzable, la del picardías negro difunto, la maciza vecina del segundo.

arkaitz

-VOTAR-

2 comentarios:

  1. Pues ya le vale a tu vecino, podía invitarte a tu casa y ver el espectáculo en directo, con unas cervecitas y unos cacahuetes.

    ResponderEliminar
  2. Xeilord, jejeje, más de una vez se lo he insinuado, pero el muy egoista no quiere, solo quiere alquilarme un trozo de balcón, como en Pamplona por los San Fermines. ;)
    Gracias Xeil, saludos.

    ResponderEliminar


Botones Twitter
Bitacoras.com
Copyright © - El Rincón de Arkaitz