"No existen más que dos reglas para escribir: Tener algo que decir y decirlo."
Oscar Wilde



lunes, 29 de marzo de 2010

El caso del chino y el calabacín por el ano.



La noticia decía así: Un hombre de 62 años ha tenido que ser trasladado al hospital de urgencia después de que intentase quitarse la vida introduciéndose un calabacín por el recto, según informa el portal de noticias Asia One, citando al diario Ming Pao.

Vamos a ver. Eso leído así, en plan campechano y deprisa, se puede entender como que un chino iba despistado, se tropezó con una piedra con tal mala fortuna de caer encima de un calabacín el cual al estar de punta se lo metió por el culo, -con perdón-, produciéndose lesiones. Pero no. Lo lees de nuevo y lo que dice es que se intento suicidar metiéndoselo intencionadamente por el trasero. Eso ya es la leche!! Manda huevos!!

Lo releemos de nuevo y vemos que de verdad pone eso. Que los hechos ocurrierón en Hong Kong (China) y que fue la hija de Yon Liang la que encontró a su padre tendido en el suelo con el calabacín todavía dentro, cuando ésta regresaba al domicilio familiar.

Al ser preguntado el buen hombre del porque de semejante acción, este explicó que lo que intentaba hacer era quitarse la vida según un rito ancestral. Ahí queda eso!!

Yo soy incapaz de creerme que exista cualquier rito, por muy ancestral que este sea, que recomiende meterse nada por ahí, por el culo, para quitarse la vida. Más me inclino, bien por su tendencia sexual o lo que fuera, en un intento de goce al más alto nivel, y lo de nivel lo digo por las dimensiones del calabacín.

El hombre hubiera quedado muchísimo mejor si habría dicho que lo intento con una soga en el cuello, un salto desde la muralla china, hasta incluso con una pastillita de cianuro en el té, o con un disco del Perales a toda pastilla, pero no, no tuvo otro remedio que decir lo del pepino o calabacín pues la prueba la tenia todavía dentro. El Dr. Lao Chin, al ver aquello, solo le dijo,..hay pillín pillín, pero que cabroncete eres joio!

El calabacín era de unas dimensiones considerables, tanto, que un sargento-cocinero de la policía china que se encontraba por allí, dijo que con aquel calabacín se podía haber hecho tranquilamente una ensalada para doce.

arkaitz

-VOTAR-

4 comentarios:

  1. Me recuerda una historia que me contó una médico de urgencias de un señor que no podía sacarse el bote de desodorante del orificio rectal. Y todo eso sin tape ya que en caso de meterlo se podría quedar dentro...
    Supongo que sentarse sería la mar de refrescante...
    La historia la doy por cierta, pero cualquiera sabe

    ResponderEliminar
  2. Muy buena historia, y sobre todo un método poco fiable para suicidarse.
    En mi blog, te he dejado un premio, que aunque es muy humilde, para la categoría de este, te lo doy con toda mi admiración.
    http://laporteriadenela.blogspot.com/2010/03/premio-vale-la-pena-porque-asi-lo-ha.html
    Un saludo
    Nela

    ResponderEliminar
  3. Drywater,..jajaja,..eso que cuentas que al sentarse se acciona el sistema del desodorante, tiene que ser de los más practico, siempre fresco y oloroso..jaja!
    Saludos, siempre eres bienvenido.

    ResponderEliminar
  4. Hola Nela,..hoy es el día de mi cumpleaños y tu, casualidades de la vida, me has regalado un premio, el premio que tu acostumbras a conceder a los blogs que crees merecedores de ello. La verdad Nela, ha sido unos de los mas bonitos regalos que me han hecho. Gracias.
    Besos

    ResponderEliminar


Botones Twitter
Bitacoras.com
Copyright © - El Rincón de Arkaitz