"No existen más que dos reglas para escribir: Tener algo que decir y decirlo."
Oscar Wilde



domingo, 10 de enero de 2010

Los ahorros de Nicolae, a tomar por el saco

Una mujer rumana, en un intento por poner orden en su casa, decidió tirar a la basura unas botas viejas de su esposo. Sin saber, eso sí, que contenían los ahorros que el hombre había ido acumulando a lo largo de estos años, un botín que ascendía a 40.000 euros, según informan los medios locales y una agencia de noticias rumana Al parecer, la mujer, que vive en la pequeña localidad de Alba Iulia, estaba adecentando su hogar para las fiestas navideñas cuando arrojó los zapatos a un contenedor. Al volver su marido y percatarse de lo ocurrido, dieron parte a la policía, que se puso manos a la obra en la búsqueda del dinero.Los agentes descubrieron que una mujer había encontrado la bota y que había adquirido una cabaña por valor de 22.000 euros. La familia ha logrado recuperar 11.000 euros en efectivo, aunque los 7.000 euros restantes aún no han aparecido.
Según se ha sabido, y eso ya en plan chismorreo, se comenta que el marido le pregunto amablemente a su querida esposa,..Mihaela, ¿has visto tu unas botas que guardaba yo en un baúl?..a lo que esta le contesto,..!Cuales, ¿unas viejas, sucias y cochambrosas que estaban rotas?..Si..le dijo el pobre de Nicolae , -así se llamaba el bueno del rumano-,..Esas botas tan horribles, las tire a la basura..le contesto Mihaela como si tal cosa. Según un testigo y vecino de ellos, el hasta entonces pacífico Nicolae comenzó ante el asombro de la mujer y del propio vecino que estaba fisgando todo, a morderle en plan vampírico los zapatos de tacón a su mujer de forma desproporcionada y con muy malos modales hasta destrozarselos, ..hasta que se desplomo sin conocimiento todo lo largo que él era debido a la tensión.
Corre tambien el rumor que ante el enfado del hombre por la falta de las botas y el disgusto de la mujer por tener sus zapatos de tacón más mordidos que un filete en el plato de un pobre, estos, han abandonado los ensayos de los villancicos que con tanto cariño practicaban todos los días. O sea que estas navidades habrán sido muy tristes para ellos y él no habrá podido poner las botas bajo el árbol y ella sus zapatos de tacón.
Yo le diría a Nicolae, como si de un amigo mio se tratara, que ya no se puede ir guardando el dinero ni en botas, ni en los colchones, ni debajo de un ladrillo, ni en nada que no sea el Banco.
Todos a pasar por el aro, por ese gigantesco aro que se llama Banco.
Animo Nicolae, no te deprimas.

arkaitz

2 comentarios:

  1. Hola arkaitz, no me extraña que el hombre reaccionara así, pero digo yo, ¿por qué no le dijo a su mujer donde guardaba sus ahorros? ¿pensaba que le robaría? de todas formas es una barbaridad guardar todo ese dinero en la nota.
    Besucos

    ResponderEliminar
  2. ..tienes toda la razón Ross, la culpa fue del marido por no confiar en su querida esposa. Seguro que hubiera guardado mejor el dinero. A quien se le ocurre guardarlo en unas botas que por lo menos tendrian dentro a las pulgas viviendo en pisos adosados !por favor!.. ;)
    Gracias Rosscanaria por tu visita y tu cometario.
    Muxus

    ResponderEliminar


Botones Twitter
Bitacoras.com
Copyright © - El Rincón de Arkaitz